Teatro y violencia en la historia de Colombia

El libro del maestro Carlos José Reyes es, en cierta forma, la enciclopedia de este arte en el país. Este volumen fue presentado este año y estudian las obras de autores como Fanny Buitrago y Manuel zapata Olivella, entre otros.

El parlamento de Caratejo Longas, que llegó de la guerra. Corporación Casa del Teatro de Medellín. /Archivos de Casa del Teatro

Para desarrollar esta investigación, observando la historia nacional desde el escenario teatral y la representación escénica desde la perspectiva de los hechos históricos, se ha contado con el apoyo del Ministerio de Cultura, pues se trata de un estudio voluminoso, en tres tomos de más de 800 páginas cada uno, ilustrados con imágenes tanto de los hechos que han servido de tema, como de las representaciones escénicas basadas en ellos.

El primer tomo comprendió un panorama de más de tres siglos, desde los tiempos del descubrimiento y conquista hasta el inicio de la Guerra de los Mil Días, a finales del siglo XIX.

El segundo tomo, que fue presentado en la pasada Feria del Libro de Bogotá, comprende un periodo que se inicia con el siglo XX, analizando un grupo de obras escritas sobre la etapa final de la Guerra de Los Mil Días, hasta la época de la violencia que estalló en diversas regiones del país tras el asesinato del caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán, el 9 de abril de 1948, que partió en dos la historia de Colombia en el siglo XX.

Cada acontecimiento convertido en argumento teatral ha sido visto por distintos autores, con un lenguaje y estilo personales, que permite observar los efectos de la violencia en los distintos hechos manejados desde estilos y tratamientos muy diferentes, en una visión plural que da cuenta del impacto emocional de cada uno de los episodios tanto sobre los autores y grupos que los llevaron a escena como sobre los espectadores que han asistido a las representaciones y han podido observar conflictos y graves confrontaciones de nuestro pasado histórico en muchos casos ignorados o desconocidos por una gran parte del público, en especial en las nuevas generaciones.

Entre estos hechos, aparte de la Guerra de los Mil Días, se encuentran la separación de Panamá, a finales del año 1903, los conflictos étnicos de las primeras décadas del siglo XX, como es el caso de la obra de un autor casi olvidado en el presente, Jacinto Albarracín, quien se preocupó por la suerte de los sectores populares en la ciudad y el campo y la discriminación de que fueron víctimas por motivos étnicos o sociales. También se estudian los conflictos de la huelga en la zona bananera en 1928, el asesinato de Gaitán y las primeras obras sobre la violencia que se produjo después del año 48.

En este segundo tomo se estudian obras de diversos autores del siglo XX, como Max Grillo, José Manuel Freidel, Jorge Prada, Gilberto Martínez Arango, Enrique Buenaventura, Gabriel García Márquez, Luis Alberto García, Jaime Arturo Gómez, Jacinto Albarracín, Antonio Álvarez Lleras, Manuel Zapata Olivella, Néstor Madrid Malo, Álvaro Cepeda Samudio, Jaime Barbini, Jairo Aníbal Niño, Esteban Navajas, Luis Enrique Osorio, Hugo Afanador, Carlos Cárdenas, Gustavo Andrade Rivera y Fanny Buitrago, quienes dan cuenta de la activa presencia del arte escénico en la cultura colombiana.

Temas relacionados