Tokio realiza homenaje póstumo a artista colombiana Ana Mercedes Hoyos

En el Instituto Cervantes se realiza la muestra que se centra en la última etapa de su prolífica carrera.

Una mujer observa una de las obras de la pintora y escultora colombiana Ana Mercedes Hoyos, que se exponen en el Instituto Cervantes de Tokio, inspiradas en el color y la vitalidad de San Basilio de Palenque.Efe

Las "palanqueras" y sus bodegones de colores tropicales retratados por la artista colombiana Ana Mercedes Hoyos recalan en Japón, gracias a una exposición de su obra inaugurada este martes en el Instituto Cervantes de Tokio.

La muestra, un homenaje póstumo que se expone hasta el próximo 18 de marzo, se centra en la última etapa de su prolífica carrera, en la que se inspiró en las raíces negras del pueblo colombiano de San Basilio de Palenque.

En este municipio de Cartagena de Indias, fundado por descendientes de esclavos, Hoyos realizó una escala tras un vuelo proveniente de Nueva York que acabó en flechazo artístico con las vendedoras de frutas de la zona.

"Se quedó ensimismada en el color del Trópico y con el vitalismo que transmitían", relató el organizador de la exposición, Gonzalo Robledo, que recordó que la artista pretendía exponer en Tokio en el momento de su muerte, en 2014.

"Ella estuvo siempre muy vinculada a Japón. Sabía que su línea tenía algo oriental, y era pura y fuerte, como de pincel caligráfico", añadió Robledo.

La exposición cuenta con una veintena de obras, cedidas en su mayor parte por la familia de la artista, entre pinturas, pequeñas esculturas en bronce, grabados y fotografías de mujeres de San Basilio de Palenque tomadas por Hoyos.

Hoyos contribuyó a dar conocer mundialmente la "estética de Palenque", reconocible por sus fuertes colores, a través de sus retratos de las vendedoras de frutas.

"Quería mostrar el optimismo de los descendientes de los esclavos que, aún en su pobreza, no son resentidos", detalló el también periodista.

En San Basilio de Palenque aún hay velatorios "tristes y festivos", corralejas (corridas de toros) y festivales de tambor, y los autóctonos descendientes de esclavos negros hablan una lengua de origen africano.

El pueblo colombiano, que sedujo a Hoyos y que posteriormente fue declarado en 2005 Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, ha cambiado "poco" en los últimos años por el empeño de los locales de permanecer en el "aislamiento".

"Hay muchos palenques en América Latina", destacó el coordinador de la muestra, que señaló que los americanos de raza negra han contribuido a la riqueza de la cultura de la región.

En los últimos años de su vida, la artista se dedicó a recopilar y catalogar información (fotografías y material audiovisual) sobre San Basilio de Palenque, un material que la familia pretende ceder a Naciones Unidas y al Instituto Cervantes.

Para inaugurar la muestra, el profesor japonés Keisuke Dan, de la Universidad Meiji, ofreció una conferencia en torno a las rutas de esclavos que partían de África, mientras que el catedrático Jun Ishibasi, de la Universidad de Tokio, se centró en la música latina.