La última Von Trapp

María Ágata von Trapp hacía parte de los Cantantes de la familia Trapp, cuyas vidas inspiraron la obra de teatro y la película. Murió a los 99 años el martes pasado.

María von Trapp tocando la guitarra al frente de la que era su casa. / Reuters

The Sound of Music (Sonrisas y lágrimas en España y La novicia rebelde en Latinoamérica) es una película de 1965 dirigida por Robert Wise y protagonizada por Julie Andrews y Christopher Plummer. Está basada en el musical de Broadway del mismo nombre, y es también una adaptación de la novela La historia de los cantantes de la familia Trapp (de María von Trapp, madrastra de la fallecida), que tuvo una primera versión cinematográfica en 1956, con el título La familia Trapp en su versión en español. El rodaje de The Sound of Music tuvo lugar en Salzburgo y en los estudios de la 20th Century Fox en California. Ganó el Óscar a mejor película y es también uno de los musicales más exitosos de la historia.

La familia que la inspiró tuvo que huir de Austria en plena invasión nazi, pero no huyó a través de las montañas hacia Suiza, pues desde Salzburgo hubiera sido imposible y eso sólo la hubiera acercado más a Obersalzberg, y con ello a Hitler. María planeó una gira por Norteamérica, y así los Von Trapp se fueron en tren a Italia y de Italia siguieron a Londres. Desde allí, finalmente, lograron emigrar a los Estados Unidos, donde siguieron cantando durante años, hasta que el grupo empezó a tener miembros externos a la familia.

Mary Martin, una estrella de Broadway, había visto un filme alemán sobre la familia Trapp y quiso convertirlo en musical.

En 1960, Hollywood decidió convertir la obra en una película. El personaje de María se llamó Luisa y fue interpretado por una adolescente de trece años llamada Laura.

La primera parada de los Von Trapp en Estados Unidos fue Nueva York, donde se hicieron muy famosos. Luego, en 1950, vivieron en una casa de veintisiete cuartos en Vermont. Treinta años más tarde la casa se incendió y fue convertida en un complejo turístico. María tocaba allí el acordeón y fue profesora de baile regional austríaco con su hermana Rosemary. Más adelante fue también misionera en Papúa (Nueva Guinea), con su madrastra.

María von Trapp siempre habló de su asombro ante el éxito de la película que hizo famosa a su familia, pero al parecer la rutina de los Von Trapp estuvo bien retratada en la cinta: “Nuestra casa parecía un conservatorio de música. Todos juntos tocando al mismo tiempo el piano, la guitarra, el violín, el clarinete y el acordeón. Nos pasábamos las noches con canciones del folclor vienés, liderados por nuestro padre al violín”, afirmó María, cuyas palabras aparecen en la página web oficial de la familia.

“Gracias por tener a María en sus pensamientos. Tuvo una vida maravillosa y la echaremos de menos. Su recuerdo permanecerá para siempre”, dijo su hermanastro, Johannes von Trapp, en un comunicado.

En 2008, María volvió a Austria para visitar la casa que tuvo que dejar junto con su familia por el nazismo. Hoy en día es un hotel llamado Villa Trapp.

 

 

[email protected]