Un juicio de infarto

El cardiólogo acusado del homicidio involuntario de Michael Jackson protagoniza uno de los juicios más publicitados de la historia.

Su hoja de vida como cardiólogo era intachable. Conrad Murray tenía algunas afugias económicas, pero era un nombre incuestionable como profesional de la salud. En mayo de 2009 fue contratado por Michael Jackson para que lo ayudara a preparar su regreso a los escenarios, después de varios años de ausencia y luego de enfrentar la demanda por pederastia, de la que resultó absuelto en 2005. La misión del médico era dejar en óptimas condiciones a la estrella para asumir una extensa gira de conciertos en Londres. Su remuneración mensual a cambio de sus servicios especializados sería de 150 mil dólares (unos 270 millones de pesos), una cifra nada despreciable y que le permitiría a Murray solventar gran parte de sus deudas, que ascendían a los 750 mil dólares.

A partir de entonces y hasta el 25 de junio de ese año, fecha en la que murió Jackson, el médico estableció una rutina física especial y tenía el firme propósito de combatir el insomnio que no le permitía al artista entregarse en totalidad al espectáculo que debía montar, y que llevaría el nombre de This Is It. Los medicamentos que le suministró no produjeron los resultados esperados y el especialista, de 57 años, nacido en la isla caribeña de Granada pero formado como profesional en Trinidad, tuvo que aumentar la dosis. Algunos familiares de Jackson aseguran que, después de iniciado el tratamiento del 25 de junio, Murray perdió la concentración por estar hablando con una amiga por teléfono y no se dio cuenta de que la estrella ya no tenía signos vitales.

El médico, por su parte, asegura que Jackson pudo haber ingerido una droga adicional a su fórmula médica y que esa mezcla fue la que ocasionó su lamentable desenlace. “Hice todo lo que pude hacer. Dije la verdad. Y tengo fe en que la verdad prevalecerá”, comentó hace unas horas Conrad Murray, quien durante muchos años se radicó en Houston pero montó su primer centro especializado en cardiología en Las Vegas, donde también ejerció como cirujano.

Este profesional de la salud será juzgado a partir de hoy en Los Ángeles por un jurado conformado por 12 estadounidenses, entre ellos cinco latinos y un afrodescendiente. El juez del caso, y quien tendrá la potestad de ampliar la diligencia por varias semanas, será Michael Pastor. El magistrado ya dio su autorización para que el juicio sea televisado y podrá ser visto en simultánea en más de 180 países. La máxima pena que se podrá dictar en contra de Murray será de cuatro años, lo que ha representado casi un insulto para los familiares y los seguidores del ídolo del pop.

Se acerca la hora cero del que se ha denominado el juicio más publicitado de la historia y el morbo aumentará porque el 8 de octubre, cuando se calcula que la diligencia esté en su momento más candente, se realizará un concierto en Londres como homenaje a Michael Jackson, la estrella que aún no descansa.

Cronología médica (junio de 2009)

23 de junio: Murray le suministró a Jackson Lorazepam y Midazolam, sin Propofol. El cantante concilió el sueño.

25 de junio:

1:30: le dio una tableta de 10 mg de Válium, pero el artista no durmió.

2:00: le inyectó 2 mg de Lorazepam vía intravenosa, pero no hizo efecto.

3:00: agregó 2 mg de Midazolam vía intravenosa. No durmió.

5:00: administró 2 mg más de Lorazepam por vía intravenosa. No durmió.

7:30: otros 2 mg de Midazolam por vía intravenosa.

10:40: como Jackson seguía sin dormir, Murray le administró 25 mg de Propofol diluido en lidocaína, tras continuas peticiones del cantante.

Jackson finalmente se durmió. Murray afirma que siguió controlándolo. El doctor asegura que estuvo fuera de la habitación unos diez minutos. A su regreso notó que Jackson no respiraba. Comenzó el proceso de resucitación cardiopulmonar, administró 2 mg de Flumanezil y llamó al asistente personal de Jackson, Michael Amir Williams, a su celular. Le pidió que enviara al equipo de seguridad al dormitorio del cantante debido a una emergencia. Jackson no volvió a despertar.

 

últimas noticias

La pureza de lo artesanal

Estructuras de la naturaleza