Un performance de 24 horas

¿Se le mediría asistir a una presentación artística que se le llevaría un día entero? "Monte Olimpo" es la obra del director belga Jan Fabre y se estrenó por primera vez el 12 de enero en Madrid, España.

Captura de pantalla de YouTube.

Para el arte no hay supuestos de que una presentación debe durar un tiempo determinado. Esa máxima la han acentuado más los performances como vanguardia artística que pretende crear su propio lenguaje, tiempo y espacio, que combina, en sus puestas en escena, la música, la danza, el teatro y las artes plásticas. 

En esa búsqueda de lenguaje, espacio y tiempo, el director belga, Jan Fabre, creó Monte Olimpo, para glorificar el culto de la tragedia, un performance que dura exactamente 24 horas y se estrenó el 12 de enero en Madrid, España. La boletería se agotó desde junio de 2017, mes del lanzamiento.

Lea más: Una retrospectiva del cuerpo.

“Catarsis. Quería averiguar si la catarsis es todavía hoy posible. Quería romper la dictadura del tiempo, llevar a los espectadores a un estado de semivigilia para despojarlos de su máscara analítica e introducirlos en el lenguaje de los sueños. Pues ese es precisamente el lenguaje que utilizaban las tragedias griegas”, respondió Fabre a El País de España cuando le preguntaron por qué una puesta en escena que abarque todas las horas de un día. 

Este performance se estrenó por primera vez en Berlín en 2015 y ha recorrido desde entonces un total de diecisiete ciudades. 

Monte Olimpo narra los principales mitos griegos que cuentan las tragedias como la de Electra, Edipo, Antígona, Medea, Fedra, Orestes, entre otros. "Hay mucha sangre, danza, sexo, violencia, oscuridad, pesadillas, pero también silencio, amor, ilusión, belleza", explica El País de España.

Dentro de los Teatros del Canal, donde se llevó a cabo el performance, se habilitaron zonas para que los asistentes durmieran y la cafetería trabajó de forma continúa. 

¿Estaría dispuesto a presenciar un espectáculo de esta duración?