Un pintura de Vermeer hecha fotografía

Ximena Velásquez enfrenta dos lenguajes plásticos a través de un ícono histórico.

"La lechera".Fotografía análoga, impresión digital sobre tela 2003. / Foto: Archivo privado Ximena Velásquez.

La lechera de Ximena Velásquez (Cumbitara, 1979) es una apropiación de la pintura de Johannes Vermeer que tiene el mismo nombre y que está inscrita en el siglo de oro de la pintura holandesa. El espacio interior que pintó Vermeer fue reconstruido por Velásquez para producir una fotografía donde ella misma interpreta a la mujer que sirve la leche. La imagen de Velásquez no conserva el mismo plano de la pintura, ella lo ajusta, hace un zoom in y ese encuadre hace más íntimo el instante representado.

“En mi obra La lechera señalo esa indeseada relación que la pintura mantiene con la fotografía. No me refiero a la fotografía química - que apenas tiene un poco más de siglo y medio - sino a ese periodo anterior cuando la imagen se producía en un cuarto cerrado a partir de la acción de dejar pasar un rayo de luz a través de un agujero. Esa imagen luz no se podía fijar sobre superficie alguna sin la intervención de la mano del hombre, del pintor”.

La lechera gana en el 2003 el segundo lugar en el XI Concurso Nacional de pintura del BBVA. La imagen imprimida sobre tela es contenedora de una reflexión sobre la pintura y su lugar como medio en el ámbito del arte contemporáneo. Más allá de los formatos, la artista apuntó a poner en entredicho la pureza de los lenguajes plásticos.

Temas relacionados