Una aventura por formatos y géneros

El proyecto, creado por David Ríos, fue uno de los ganadores de la convocatoria Crea Digital 2013 y hoy está disponible como aplicación para descargar gratuitamente en iOS y Android.

“Mañana partiré y posiblemente dentro de algunos años no quedará mucho de mi nombre entre mis amigos y conocidos, pasaré a ser primero una anécdota y finalmente tan sólo un puñado de cartas amarillas en algún sótano olvidado y solitario, hasta que algún día regrese lleno de gloria después de haber descubierto la fabulosa isla que soñó Hans Frank”.

Las palabras del capitán Víctor Butrón están inevitablemente permeadas por un sentido de melancolía ante un mundo que, parece, cada vez está más lleno de certezas que de aventuras. Su misión, entonces, es algo así como el delirio de un viejo marino que zarpa en busca de una gloria largamente olvidada en costas vastas y extrañas.

La última carta del capitán está dirigida a Lucas, un amigo, y funciona como una especie de declaración de principios de un hombre que va tras el sueño de otro: una empresa acaso imposible o, por lo menos, altamente improbable.

El capitán es el protagonista de una historia más real, pero no por eso exenta de aventura. Butrón, cuentos para niños con barba es una especie de cuento-novela-cortometraje-radionovela que narra los viajes de este personaje por los Mares del Sur en varias plataformas y formatos; un producto multimediático, en todo el sentido de una palabra, que aún se sigue redefiniendo.

El proyecto fue uno de los ganadores de la convocatoria Crea Digital 2013 (en manos de los ministerios de Comunicaciones y Cultura), la cual reparte estímulos para una variedad de iniciativas. En este caso, Butrón recibió $98 millones que le permitieron convertirse en una experiencia transmedia que hoy se encuentra anclada principalmente en una aplicación para iOS y Android (lanzada a principios de diciembre), pero que también tiene extensiones en redes sociales y ha hecho ciertas apariciones en eventos como Bogoshorts, festival de cortometrajes realizado en Bogotá.

La historia del capitán es al mismo tiempo la historia de David Ríos, creador del personaje: Butrón es Ríos, Ríos es Butrón. El autor cuenta que desde pequeño soñó con el mundo de la aventura. Un admirador de El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad, y también un amante de Apocalipsis ahora, la cinta de Francis Ford Coppola que a su vez partió de la novela de Conrad para cimentar una narración que terminó por inmortalizar a Marlon Brando en el papel del coronel Kurtz, enloquecido en la humedad de las selvas del sureste asiático.

Ríos no sabe precisar cuándo nació Butrón en su interior, aunque sí explica que hoy el personaje es una especie de álter ego. “La vida me llevó a trabajar en disciplinas de las artes, pero no me dio la aventura”.

La aventura, entonces, es la historia de cómo Víctor Butrón parte en busca de unas islas misteriosas en los Mares del Sur, un territorio inexplorado que, en la narración, fue soñado tiempo atrás por un marino holandés, el capitán Hans Frank. Frank murió en un accidente, luego de años de vivir recluido en su casa y en bibliotecas buscando rastros de un lugar que se le apareció en sueños mientras trataba de navegar las aguas cercanas al Polo Norte.

La historia de Frank y su aparente delirio está consignada en un libro titulado Del mar y sus esclavos, que llega a manos de Butrón a través del testamento de un amigo, un marino llamado Bartlett, quien también le deja como legado su barco, el Mary Allen.

“Quise hablar con Higgins, pero al dirigir mi mirada hacia él lo encontré sonriendo. Entendí que no teníamos nada que compartir. Cerré mis ojos, tomé una bocanada de aire y por primera vez supe que estaba triste. Bartlett había muerto”, se lee en el prólogo de Butrón, el texto que introduce al lector en la aventura de un capitán que con seguridad ha visto mejores tiempos, en el mar y en la tierra.

El texto está escrito en un lenguaje simple, pero que invoca una cierta sensación de nostalgia, algo así como la mirada de un soñador que quizá percibe el final de sus días, pero también el de un mundo poblado por el misterio y la magia. El viaje por los Mares del Sur es a la vez aventura y redención.

Desde ahí, la historia entra al primer capítulo: un bello video animado que estuvo nominado en los Premios Shock en la categoría de Mejor Videoclip por la canción A Crowd of Strangers, también compuesta e interpretada por Ríos. En el corto, Butrón se encuentra en un lugar que se antoja remoto y es asediado por una bandada de buitres que hacen de su existencia un asunto muy cercano a la miseria.

El segundo capítulo profundiza en la desgracia del capitán mediante una radionovela que hasta ahora tiene un primer capítulo, pero que está narrada con esmero a través de la voz del propio Butrón, quien describe cómo las aves “han convertido el Mary Allen en un nauseabundo museo de curiosos esqueletos de pescado”. “¿Quién en el mundo podrá recibir este mensaje?”, se pregunta el marinero en ese monólogo cargado de desgano y, casi, derrota.

El proyecto continúa en desarrollo y la línea temática de Butrón crece en redes sociales como Facebook y lo seguirá haciendo en formatos como juego de video y de mesa, así como un libro de poesía, los siguientes territorios que Ríos quiere explorar a través de la historia del capitán.

“Nunca pensé en hacer esto como un producto, sino que fui haciendo cosas y al final ya tenía varias y las fui uniendo”. Ríos cuenta que el proyecto viene gestándose dentro de él hace ocho o nueve años y que en este punto, cuando hay aplicación para tabletas, animación, radionovela, redes sociales, lo que le parece más difícil no es conseguir los fondos para continuar con la historia, sino encontrar la tenacidad para seguir contando una narración que navega plataformas y formatos.

 

 

[email protected]

 

últimas noticias