Imaginarios

Una imagen simbólica del territorio

Entre ficción y realidad, Alexandra McCormick construye un archivo que enuncia la complejidad socio-política de Colombia en términos de poder territorial.

El territorio. Alexandra McCormick. Técnica: Objeto encontrado. Zapato con musgo, tierra, base, acrílico.Dimensiones: 31 x 46 x 130 cm, 0.0000078 hectáreas, Talla 42. Año: 2001 hasta el presente. © Alexandra McCormick

El territorio como proyecto artístico surge a partir de un objeto encontrado (objet trouvé) en un terreno baldío hace diescisiete años, un zapato talla 42 en el que se había enquistado la vegetación propia del lugar. Alexandra McCormick (Cucutá, 1978), una artista concentrada en el estudio del paisaje como espacio político, decidió llevarse el zapato a su taller y a partir de ese microorganismo vivo desarrollar una revisión crítica de lo que representa el territorio como espacio natural y como entidad de dominio. “La observación concentrada durante todos estos años de este territorio me ha permitido enunciar y redefinir - desde el campo del arte - las nociones de paisaje, límite, lugar, espacio y tiempo”, dice McCormick acerca de su apuesta.  

El territorio de McCormick es un laboratorio de experimentación y de análisis visual que durante casi dos décadas le ha posibilitado encontrarse con los territorios de su historia familiar y a su vez con episodios históricos reveladores sobre colonialismo, racismo, explotación de recursos naturales, terrenos de acceso imposible, propiedad privada y burocracia. La naturaleza particular que encarna ese microterritorio ha constituido la imagen simbólica de la complejidad socio-política de nuestro país, ha permitido a McCormic hacer visibles (y entonces constituir con imágenes) situaciones extrañas fundadas en la lucha a muerte  por el dominio de las tierras.

Las escrituras de las propiedades que ha investigado, se han convertido en otra obsesión, ese lenguaje con el que se describen las características de los lugares la ha llevado incluso a realizar la serie “Dibujos invisibles”, donde ella dibuja los terrenos con tinta invisible a partir de lo que dicen las escrituras. Toda una ficción. El proyecto sigue su curso, ahora la artista está enfocada en la revisión de unos documentos visuales que encontró en la zona del Catatumbo mientras intentaba acceder a un terreno que había sido de su familia. El producto “extraterritorial” de ese objeto encontrado por McCormick ha configurado un atlas de pensamiento (infinito y múltiple), sus procesos creativos han concedido carácter poético a una cosa aparentemente insignificante. http://www.alexandramcc.com/

 

Temas relacionados
últimas noticias
contenido-exclusivo

Etiopía: la tierra que nadie pudo colonizar

Cuento: Volví a desempolvar mi camiseta