“Urprising”, una experiencia íntima con el color

Una propuesta de sitio específico que Julián León Camargo montó en la feria de arte de Buenos Aires en 2015.

“Uprising” (2015), Julián León Camargo, sección Special Projects, arte BA, Buenos Aires, Argentina. Instalación, panel de drywall pintado, 2,60 m x 4,80 m x 2 m. / Archivo privado Julián León Camargo.

Esta instalación de Julián León Camargo se presentó en la sección Special Projectcs de arteBA en 2015. El artista ha entendido a la pintura como “un asunto de color y de superficie” y con esa premisa intenta “hacer visible lo que por asuntos culturales no vemos”. En esta propuesta de sitio específico “el objeto no es lo importante, la arquitectura es desechable, lo interesante es la experiencia estética del espectador”.

“La pintura siempre fue (en mi mente) una caja en la pared. Una caja cuya arquitectura interna se perdía hacia el fondo, generando un espacio imaginario. Lo que hice fue voltear esa caja hacia afuera. Hacer que la pintura se proyectara, desplegándola hacia el exterior. La arquitectura deja de ser una ilusión y se vuelve real, la pintura se vuelve arquitectura, el color se vuelve tangible, se abre camino y lo abarca todo, emerge. Es todo un levantamiento (urprising) de color”.

Julián es también historiador y teórico del arte con experiencia en curaduría, prácticas que han enriquecido su pensamiento sobre lo pictórico y la comprensión del lenguaje instalativo. Sus proyectos encarnan una dosis de teatralidad y artificio, donde lo efímero es protagónico. En Urprising (2015) apostó para que el espectador tuviera un encuentro con el color, decisión que incita a observarlo, a sentirlo como materia, a pensarlo como efecto óptico cambiante. No hay una pretensión de complejizar la experiencia estética, por el contrario intenta hacerla simple, cercana, íntima. Me atrevo a señalar que esta pieza encarna la idea arquitectónica de un templo minimalista.

[email protected]

Temas relacionados