Vericuetos del tiempo

¿Será posible ocultar las arrugas? Mucha gente lo intenta a través de cremas rejuvenecedoras, cosméticos y cirugías, no obstante, ellas seguirán clavadas como unas estacas, seguirán justo donde están, pues los disfraces no tienen fuerza en su territorio. Y por mucho que se intente eliminarlas, el tiempo no miente, es franco. Delata. Mudo no es.

"El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad", afirmaba Gabriel García Márquez.Linda Esperanza Aragón

La inversión que se hace para timar a las canas es perdida. El juglar vallenato Pacho Rada cantó La muerte y la vejez, un tema musical que derrama verdades que pueden ser incómodas y punzantes para muchos. Rada no utilizó eufemismos: 

Hay dos cosas muy seguras

Son la muerte y la vejez

Por la plata no te alegres

Tienes que comprender

Que nunca la plata puede

Con la muerte y la vejez

 

Las arrugas son como vericuetos que forja el tiempo para pasearse una y otra vez; y cada paso que este da despierta achaques, dolores y desvaríos, pero va nutriendo a la experiencia y al silencio. Porque a veces se necesita al silencio para rebobinar, recrear escenas vitales y recordar amores.

Puede leer: Thomas Mann: La emoción limpia, la palabra justa

Tal vez para muchos estar viejo no sirve, y saber que se están acumulando un sinfín de vericuetos les resulta vergonzoso, incluso, asumen que revelar la edad es un oprobio tremendo. Miedo les da exponerla.

Estar viejo no se resume nada más en andar por los caminos apaciguadamente o en entablar una relación íntima con el sofá, la mecedora o el taburete todo el día. Estar viejo es luchar en cada despertar para aceptar y descifrar los nuevos laberintos que van fraguando las arrugas en la piel y en los recuerdos; es añorar los ayeres y tomar café, porque el café es como el alma del día a día para muchos, el combustible del andar, el sabor indeleble a las palabras que lleva y trae la vida.

La nostalgia celebra con la cafeína, y de esa fiesta nace esa expresión que suele ir acompañadas de carcajadas: aquel tiempo fue mejor.

Y si hablamos del cabello, ay, del cabello: el poeta Edward G. Bulwer-Lytton tenía razón cuando le reveló al mundo su frase cuerda y genial: “No es por el gris del cabello que uno conoce la edad del corazón”.

Y por los vericuetos el tiempo no se detiene, ¿quién lo ataja? Nadie. Él es cerrero.

La vejez no es para cobardes.

876041

2019-08-14T12:31:16-05:00

article

2019-08-14T14:20:49-05:00

jcasanas_956

none

Fotos y texto: Linda Esperanza Aragón

Cultura

Vericuetos del tiempo

21

2928

2949

 

últimas noticias

La polifonía del romance