La importancia de los archivos para construir la verdad del conflicto armado

hace 0 sec

Viaje a la semilla

Por segundo año consecutivo, el jurado del World Press Photo selecciona como máximo ganador un trabajo que no está atado a las noticias más destacadas del año.

La imagen ganadora del fotógrafo Mads Niessen, quien también estuvo presente en la revuelta en Ucrania y la emergencia en Sierra Leona. / Imágenes: EFE - World Press

La imagen del año en el World Press Photo 2015, el concurso de fotografía más reputado del planeta, no está anclada a la lucha contra el ébola en Sierra Leona, el conflicto en el este de Ucrania, el derribo de un avión comercial en esta zona del mundo, la guerra contra el Estado Islámico en Irak o los ataques de la operación Margen Protector de Israel en Gaza. Aunque fotografías de estos temas se hicieron con premios en otras categorías, la imagen del año sucede en la privacidad de un cuarto en San Petersburgo, Rusia: dos personas, Jon y Alex (21 y 25 años), se aman en un país que restringe crecientemente los derechos de la población LGBTI.

Claro, la fotografía del danés Mads Nissen puede ser comprendida o utilizada como una imagen de denuncia, pero al mismo tiempo es un documento sutil sobre el amor entre dos personas en un contexto hostil e incluso peligroso, una fotografía acerca de la intimidad y el alcance del cariño, quizá.

Por segundo año consecutivo, la organización con sede en Holanda le otorga su máximo premio a un trabajo que, quizá distante de la coyuntura más inmediata (aquella que suele suceder en las líneas del frente de la violencia moderna), se acerca a conflictos básicos y muy humanos para entregar un discurso poderoso, pero que sin mayores artificios habla de lo primitivos que seguimos siendo. El año pasado, el galardón fue para John Stanmeyer por su fotografía de migrantes africanos tratando de conseguir señal de celular en la costa de Yibuti, publicada en la revista National Geographic.

“A medida que juzgábamos los trabajos, mientras veíamos las fotografías, nuestro mantra fue: ‘Esto es lo que la reportería gráfica es, pero también es lo que será’”, dijo Michele McNally, presidenta del jurado del World Press Photo este año y directora de fotografía de The New York Times. Patrick Baz, otro de los jurados del premio, dijo: “Me parece importante que quienes están empezando en esta carrera entiendan que no es necesario ir a la guerra o estar codo a codo con otra docena de colegas que están haciendo lo mismo para después quejarse de que nadie está comprando su trabajo. Los fotógrafos siempre pueden encontrar la historia cruzando la calle”.

Un ejemplo de esto pueden ser las imágenes de Paolo Marcheti, fotógrafo italiano que quedó en el tercer lugar de la categoría de naturaleza, en la modalidad de historias, por su trabajo acerca de la producción de pieles de animales en Colombia, como caimanes, para su posterior exportación a mercados en Asia y Europa.

 

(Vea las fotografías ganadoras 'Premio World Press Photo: Viaje a la semilla')

Temas relacionados

 

últimas noticias