Yemen lucha por el cine en medio de la guerra

La noche del estreno, dentro de una sala de cine improvisada en la ciudad de Adén, el cineasta Amr Gamal esperaba, ansioso por saber si vendría alguien a ver su película en esta ciudad del sur de Yemen devastada por la guerra.

"10 Días antes del matrimonio" es el primer largometraje del Amr Gamal.AFP

Más de una semana después del estreno, la sala sigue llenándose cada noche con los ciudadanos de Adén, que traen a hijos, amigos y vecinos a ver "10 Días antes del matrimonio".

La película cuenta la historia de una pareja que lucha por casarse en medio del conflicto que golpea Yemen desde hace tres años.

Se trata del primer largometraje de Gamal, así como uno de los pocos filmes yemenitas producidos a lo largo de las dos últimas décadas.

Puede leer: Ataques en Yemen tienen como objetivo civiles: ONU

"Nuestro mayor miedo era que nadie viniera a ver la película", dijo en septiembre. "Pensábamos que era imposible tener un gran público ya que mucha gente tiene miedo", agregó.

 Sueños destruidos

Los protagonistas del largometraje son dos jóvenes que se ven obligados a posponer su matrimonio cuando en 2015 Arabia Saudita y sus aliados se unen al gobierno yemenita para combatir a los grupos insurgentes que han tomado control de buena parte del país.

Durante un paréntesis en el conflicto en Adén, la pareja intenta casarse de nuevo, pero se ve confrontada a las consecuencias de la guerra: pobreza y violencia esporádica.

"Desafortunadamente, muchos sueños y ambiciones son destruidos por las guerras en el mundo árabe", añadió.

La película ha conmovido al público. "Es increíble. Es fiel a la realidad; se trata realmente de un reflejo de nuestras vidas en Adén, una ciudad que sufre realmente", dijo un espectador.

Otro, con su hija pequeña en brazos, dijo que la película era "indescriptible".

El largometraje fue producido y filmado en Yemen, durante la guerra, y con un presupuesto de sólo 33.000 dólares, según Gamal.

Durante la filmación, el equipo tuvo que afrontar las dificultades diarias de la guerra en Yemen, como cortes de redes de energía y de comunicación.
Según Gamal, su película pudo realizarse gracias a los ciudadanos de Adén. Al ver las cámaras y a los actores en las calles, la gente les traía agua, los animaba y, en algunos casos, les ofrecía gratuitamente sus hogares o tiendas para filmar.

Puede leer: ¿Qué es lo que pasa en Yemen?

Sin sentido

"En las condiciones actuales, no tenía sentido producir un filme en Yemen", dijo el director. "Pero", agregó, "era una manera de desafiar [la realidad]".

En Yemen, muchos cines han cerrado debido a leyes islámicas, a la pobreza o a la guerra, pero los cineastas no se han dado por vencidos y, en los últimos años, se han estrenado un puñado de filmes.

"Karama Has No Walls", nominado a los premios Oscar, es un cortometraje sobre la manifestación del 18 de marzo de 2011 -cuyo lema fue "Karama" ("dignidad" en árabe)- y que se convirtió en uno de los días más sangrientos en la historia del país, excluyendo los tiempos de guerra.

Un documental de Jadiya al Salami sobre una novia de 10 años que se rebela contra la práctica de los matrimonios infantiles -aún legal en Yemen-, y que se convierte en la primera niña yemenita en conseguir su proprio divorcio fue aclamado por la crítica internacional.

 

últimas noticias

Hablemos de Improvisación: Hay Algo

Carlos Acosta: Estrella del ballet, a su pesar

XVII Festival de Cine Francés