50 mil empleos menos este año

La caída de las exportaciones, el crecimiento de las importaciones en un 113%, la falta de medidas arancelarias y la revaluación del peso le están pasando factura al sector textilero y de confecciones del país.

El aumento de las importaciones ha provocado la caída de plazas laborales en Colombia.  / Archivo
El aumento de las importaciones ha provocado la caída de plazas laborales en Colombia. / Archivo

No hay riqueza si no se genera empleo, ni mucho menos una economía sana y estable. Esta es la conclusión de los empresarios del sector textil, que ven en jaque su situación en el mercado actual, especialmente los asociados a la Cámara Colombiana de la Confección, una agremiación a la que pertenecen miles de micro, pequeñas y medianas empresas de esta industria, que genera casi 650 mil empleos, cerca del 20% de la fuerza laboral del sector manufacturero, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE). “Tenemos más de 10 mil empresas formales de confecciones en el país, de las que se derivan 450 mil empleos (dentro de la Cámara), y en el último año hemos tenido despidos masivos que superan los 50 mil trabajos”, afirma Marcela Mosquera, directora ejecutiva de la Cámara.

Este sector se encuentra en crisis desde el punto de vista de los empresarios, debido a la caída de las exportaciones y el aumento de las importaciones, sin mencionar los problemas ocasionados por el contrabando, la falta de medidas arancelarias y la revaluación del peso. “Desde 2009 tenemos una balanza comercial desfavorable, las importaciones han crecido un 113% y son menos las exportaciones. Además, el aplanamiento de los aranceles de las confecciones al mismo nivel que los hilos y textiles es un problema grave, porque no se reconoce el valor agregado de cada uno de los eslabones de nuestra cadena productiva”, explica Mosquera.

Guillermo Criado, gerente de la División Textil de Pat Primo, dice: “Queremos medidas que garanticen que, a pesar del número de importaciones de las grandes superficies y las industrias nacionales, se mantendrán los empleos y se garantizará la compra de un porcentaje de la producción del país”. Con respecto a esto, Edwin Salazar, presidente de la Junta Directiva de la Cámara Colombiana de la Confección, señaló: “Celebramos los TLC, pero no hay herramientas de protección para las pequeñas y medianas empresas. Lo que estamos viviendo está convirtiendo a Colombia, junto con Chile, en modelo de reexportación en la región”.

Por su parte, Carlos Botero, presidente ejecutivo de Inexmoda, aseguró que “hay oportunidades interesantes con los TLC, este negocio es por temporadas, entonces es importante construir vínculos permanentes. Hay buenas posibilidades de exportación hacia países de la región y en el mercado interno esperamos que la tasa de consumo alcance un 12%, aunque nos preocupan las tendencias del primer semestre y que éstas puedan influir en lo que queda del año. Además, creo que debe ser una preocupación del Gobierno mejorar la tasa de cambio y la tasa de interés, para dinamizar la economía”.

 

Temas relacionados
últimas noticias