A pesar de las señales de reactivación, el consumo no crece: Anif

Noticias destacadas de Economía

El Centro de Estudios Económicos insistió en que se deben reactivar todos los sectores que se puedan para que “el choque sea menos doloroso”.

La desaceleración de la inflación en julio (1,9 % anual) refleja que, aunque hubo mayores señales de reactivación en la demanda agregada por la reapertura de algunos sectores, el impacto de las medidas de aislamiento para contener los efectos del virus tuvo como consecuencia un menor consumo de los hogares y de las empresas.

Lea también: Inflación bajó en julio y se ubicó en 1,97 % para la variación anual

Así lo advierte el comentario económico del día del Centro de Estudios Económicos Anif, que también insistió en que por cuenta del desempleo (que llegó a 19,8 % en junio), que el último mes afectó a más de cuatro millones de personas adicionales, hogares dejaron de recibir cerca de $17 billones de ingresos laborales (1,6 % del PIB).

“En Anif pronosticamos que, al finalizar julio, este valor habría ascendido a cerca de $20,5 billones (1,9% del PIB). Así las cosas, la disminución sostenida en los ingresos de los hogares está teniendo como consecuencia directa una menor demanda de bienes y servicios, lo que se refleja en menores precios, concluyó el gremio.

Además, dada su perspectiva de que la debilidad de la demanda agregada se mantenga en lo que resta del año, prevé que la inflación se mantenga baja todo 2020 y que al final del año se ubique entre el 1,5 % y el 1,8 %.


El Centro insistió en que por primera vez en más de seis años, la inflación se ubicó por debajo del 2 %, es decir, fuera del rango meta que maneja el Banco de la República, que es de entre 2 % y 4 %. Según el análisis, tres de las doce divisiones de gasto mostraron una variación anual negativa en el mes de julio: muebles, artículos para el hogar y para la conservación ordinaria del hogar (-0,8 %); prendas de vestir y calzado (-1,7 %) e información y comunicación (-5,2 %). Además, la inflación sin alimentos tuvo uno de los registros más bajos de los últimos años: 1,15 % anual (en junio llegó a 1,16 %). “Esto es una señal adicional de la desaceleración de la actividad económica”, destacó Anif.

El Centro concluyó que será fundamental que todos los sectores que se pueden reactivar lo hagan a la mayor brevedad en todo el país, eso sí, bajo las condiciones de bioseguridad establecidas por el Gobierno Nacional: “En estos momentos (más de cuatro meses de aislamiento,) el impulso que se le pueda dar a la economía desde cualquier actividad será fundamental para que el choque, que ya se siente con fuerza, sea menos doloroso y tenga menores efectos en la pobreza y el ingreso de los hogares al finalizar 2020”.

Vale la pena recordar que de acuerdo con el Indicador de Seguimiento a la Economía (ISE) que produce el DANE, el PIB se contrajo a ritmos del 7 % entre enero y mayo de este año. Las proyecciones de Anif le apuntan a que la economía se habría contraído alrededor del 17 % en el segundo trimestre, “con lo cual el resultado acumulado del primer semestre sería una caída cercana al 8 %”. Ante este panorama, el gremio cree que a debilidad en la actividad económica se mantendrá en lo que resta del año.

Comparte en redes:

 

Temas Relacionados

Macroeconomía