Acciones caen presionadas por China

Los títulos y las materias primas bajan mientras que los retornos de los bonos del gobierno de EE.UU. alcanzan máximos.

El índice Dow Jones inició la jornada con una caída del 0,25%, impulsada por los temores que genera China. / AFP
El índice Dow Jones inició la jornada con una caída del 0,25%, impulsada por los temores que genera China. / AFP

Jamie Chisholm

Además, en China también puede verse que hay sensibilidad en torno al costo de los préstamos, ya que las bolsas de la zona continental han caído de forma aguda al tiempo que las preocupaciones por una fuerte alza en las tasas a corto plazo de los mercados monetarios se suman a la inquietud por el futuro de la segunda economía más grande del mundo.

El índice de acciones FTSE All-World cayó 0,7% al tiempo que el FTSE Eurofirst 300 se redujo en 1,1%, y los índices de futuros de Estados Unidos sugieren que el S&P 500 caerá 13 puntos, para comerciar a 1.580.

Esto dejará al índice de referencia de Wall Street 5,3% por debajo de su punto récord más alto, que alcanzó hace un mes. Es una retracción basada sobre todo en el prospecto de que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) va a reducir sus estímulos masivos. El temor de menos generosidad ayudó a eliminar US$2 billones del valor de las acciones mundiales la semana pasada, según cálculos de Bloomberg.

Algunos analistas creen que los inversionistas seguirán mostrando nerviosismo. “Vemos que habrá poco alivio esta semana para el daño que están generando los temores por la desaceleración de las ayudas”, dijo Crédit Agricole en una nota investigativa.

Junto con el nerviosismo por la Fed, los corredores también deben lidiar con la ansiedad en torno a China. “Un crecimiento más débil y preocupaciones por la financiación añadieron otra capa de incertidumbre a la psiquis del mercado”, dijo el banco francés.

Durante el fin de semana, el Banco Popular de China (BPC) reiteró su compromiso de moderar el crecimiento del crédito y tener una política monetaria prudente, al decir que intentaría mejorar la administración de la liquidez para permitir que el dinero le sirviera más a la economía real y apoyara el crecimiento económico.

La tasa de recompra de un día para otro, que es una importante medida de los costos de financiación interbancaria, siguió cayendo desde el punto más alto que tuvo la semana pasada, que fue de 12%. Cayó más de 200 puntos base, para llegar a 6,6%.

Sin embargo, los corredores de acciones se mostraron asustados por los comentarios que hizo el lunes el BPC, de que la liquidez era “razonable”, y esto contribuyó a que hubiera una caída en las acciones financieras de China.

El Índice Compuesto Shanghái, consecuentemente, cayó 5,3%, para reducirse por debajo de 2.000. Esto exacerbó otras caídas en la región e influyó en el débil comienzo de semana en Europa.

El índice Hang Seng, en Hong Kong, perdió 2,2%; el Nikkei 225 de Tokio bajó 1,3% (a pesar de la debilidad inicial del yen con respecto al dólar), y el S&P/ASX 200 de Sídney cayó 1,5%.

Este último resulta particularmente sensible a las expectativas de demanda de China por el enorme sector de recursos del país. Así que la noticia de que Goldman Sachs había reducido de 7,8% a 7,4% su estimativo del crecimiento del Producto Interno Bruto chino para este año, citando condiciones financieras más apretadas y los débiles indicadores económicos, ha golpeado a los commodities industriales y a las acciones mineras.

Temas relacionados