Acciones caen por Ucrania

Las preocupaciones aumentaron en la Eurozona por posibles golpes a la economía debido a las sanciones que ha impuesto Estados Unidos a Rusia.

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo. / Bloomberg

Los activos de riesgo siguieron a la defensiva, al tiempo que las preocupaciones que aún existen en torno a la crisis de Ucrania y la incertidumbre por sus efectos sobre la economía mundial generaron nerviosismo en el mercado la semana pasada.

Las reuniones de política económica del Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Inglaterra terminaron sin sorpresas reales, mientras que los datos del mercado laboral de Estados Unidos, aunque optimistas, no tuvieron un impacto que durara mucho tiempo.

Para el mediodía del viernes en Nueva York, el índice de acciones S&P 500 había revertido un temprano aumento de 0,2%, para cerrar en 3,7%, el cierre más alto recientemente.

El índice de volatilidad CBOE Vix, que se conoce en Wall Street como “el termómetro del miedo”, logró ascender luego de una caída inicial, para cerrar 3% más arriba.

En Europa el ánimo fue todavía más negativo, al tiempo que las preocupaciones aumentaron con respecto a que la economía de la Eurozona pudiera recibir otro golpe por a la imposición de sanciones a Rusia por parte de Estados Unidos (EEUU) y de la Unión Europea (UE), por su papel en la crisis de Ucrania.

Moscú anunció una prohibición a la importación de una amplia gama de productos alimenticios y agrícolas desde la UE y EE.UU, y otras naciones occidentales. Más del 40% de la comida de Rusia en términos de valor es importada.

Sin embargo, Neil Shearing, de Capital Economics, sostuvo que el perdedor más grande de esta prohibición probablemente sea la misma Rusia.

“Es difícil decir en este punto el efecto que tendrá la prohibición sobre la economía de Rusia, pero el costo podría ser significativo. El impacto más probable será un aumento en la inflación”, dijo.

Sobre la premisa posible de que los precios de los alimentos prohibidos aumenten 25%, esto añadiría 0,5% a la inflación. La prohibición hace probable que la lucha del Banco Central contra la inflación sea todavía más difícil, y aumenta las posibilidades de escaladas más drásticas sobre las tasas de interés durante este año.

“En cambio, mientras que algunos países europeos, en especial Lituania, podrían ser golpeados de forma dura también, el impacto agregado sobre las exportaciones de la UE probablemente sea extremadamente pequeño”, explicó Shearing.

El FTSE Eurofirst 300 cayó 0,7%, al tiempo que hubo una caída de 1% en el índice Xetra Dax, que dejó el índice de referencia alemán en un nivel 10% más bajo que su punto más alto en junio.

En Moscú, el índice de acciones Micex cayó 0,1%, mientras que el rublo cayó 0,5% más con respecto al dólar, para llegar a su punto más bajo en cinco meses. Los retornos sobre los bonos del gobierno ruso llegaron a su punto más alto en varios meses.

Mario Draghi, el presidente del BCE, también puso de relieve los riesgos que le generaban al crecimiento de la Eurozona el aumento de las tensiones geopolíticas. Sin embargo, como se esperaba, no anunció ningún cambio nuevo a las políticas.