Acciones estadounidenses cierran en punto más bajo desde abril

Noticias destacadas de Economía

El índice S&P 500 cayó un 1,9 por ciento el viernes, tras acercarse a los mínimos de febrero, borrando así las ganancias de la semana.

Las acciones estadounidenses cerraron en su nivel más bajo desde abril, con los bonos del Tesoro subiendo a la par del yen, a medida que la creciente preocupación por la salud de la economía mundial eclipsó la positiva evolución del comercio y las señales de fortaleza del consumidor estadounidense.

El índice S&P 500 cayó un 1,9 por ciento el viernes, tras acercarse a los mínimos de febrero, borrando así las ganancias de la semana. Las acciones de salud y tecnología fueron las que más cayeron. El Dow Jones Industrial Average se hundió en casi 500 puntos, liderado por la mayor caída en años de Johnson & Johnson, que se encuentra en medio de un creciente riesgo legal. Los minoristas perdieron fuerza incluso después de que los datos mensuales indicaran que los consumidores estadounidenses continuaban gastando. El petróleo y el oro cayeron.

El mal humor en Wall Street vino después de que las acciones cayeran de Asia a Europa por preocupaciones sobre la desaceleración del crecimiento chino. El presidente Donald Trump atribuyó los últimos datos a su guerra comercial, e incluso sugirió que un acuerdo podría llegar pronto. Estas palabras no consolaron a los inversionistas y las señales anteriores de una menor tensión comercial no ayudaron a calmar los nervios.

"La gente ve los desafíos para 2019, y es la misma letanía de retos fundamentales por el crecimiento de los ingresos, el crecimiento global, todos estos temas", dijo Yousef Abbasi, director de renta institucional de EE.UU. y estratega de mercado global en INTL FCStone. "Quieren ver algo positivo, pero al mismo tiempo, dudan en reaccionar cuando es un positivo leve. Pareciera que quisieran el combo completo".

Los desalentadores datos también enviaron el euro a la baja, ya que el movimiento de los "chalecos amarillos" en Francia exacerbó una disminución de los datos del PMI de la región al punto más bajo en más de cuatro años. La libra perdió cuando los líderes europeos se negaron a la solicitud de la primera ministra, Theresa May, que consistía en ayudarle a convencer al escéptico Parlamento británico sobre su acuerdo del brexit.

Las preocupaciones sobre el crecimiento se hicieron sentir nuevamente a mediados de la semana, después de que el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, dijera que los riesgos económicos se estaban reduciendo, mientras que en China las ventas minoristas y las cifras de producción industrial de noviembre estuvieron por debajo de las estimaciones. Las débiles cifras de Europa de la venta y fabricación de automóviles sumaron a la oscuridad.

Comparte en redes: