Acciones globales al alza

Tras una tormenta en los mercados, ya se completa el cuarto día de ganancias y los números van al alza.

En Europa, el FTSEurofirst 300 aumentó 0,2% y la moneda única subió a US$1,3051. / EFE
En Europa, el FTSEurofirst 300 aumentó 0,2% y la moneda única subió a US$1,3051. / EFE

Los mercados están terminando un trimestre volátil con un ánimo más estable, a medida que los inversionistas perciben desarrollos positivos en las tres economías más grandes del mundo: los Estados Unidos, China y Japón. El índice de acciones FTSE All-World aumentó 0,6%, luego de que la región Asia-Pacífico subiera 2%, y al tiempo que el índice de futuros de los Estados Unidos apuntara hacia un avance de 0,2% para el S&P 500 de Wall Street.

En Europa, el FTSEurofirst 300 aumentó 0,2%, al tiempo que la moneda única subió a US$1,3051, pero el índice del dólar se ha mantenido inmóvil.

Los bonos del Gobierno de Estados Unidos están relativamente apaciguados. Su precio aumentó ligeramente, para reducir un punto base los retornos sobre los bonos a 10 años, que llegaron a 2,46%.

No obstante, este ínfimo cambio contradice el nerviosismo generado por el principal tema que ha dominado el mercado durante las últimas semanas: la potencial desaceleración del apoyo de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), mediante su estrategia conocida como el relajamiento cuantitativo.

El prospecto de una reducción en las compras mensuales de la Fed, junto con cifras más positivas desde Estados Unidos, ha forzado que los retornos sobre los bonos que representan el punto de referencia hayan subido más de 80 puntos base desde comienzos de mayo. Esto contribuyó a que el S&P 500 registrara una caída del 7,5% con respecto a su récord de 1.687, que alcanzó el mes pasado.

Los activos de los mercados emergentes recibieron un duro golpe, a medida que los inversionistas ajustaban las compras y ventas que realizaron inicialmente, sobre la premisa de que la Fed se mantendría “más suelta por más tiempo”. El oro recibió un duro golpe, cayendo por debajo de US$1.200 la onza, pero subió US$4 para llegar a US$1.204.

No obstante, las bolsas de Estados Unidos han perdido menos que antes, aproximadamente la mitad, durante las últimas pocas sesiones. Además, las acciones y monedas de los mercados emergentes se han estabilizado, luego de que los bancos centrales dijeran que el mercado se había anticipado demasiado a una política monetaria más estricta. Esto luego de que los funcionarios de la Fed desestimaran el prospecto de que se redujera el relajamiento cuantitativo.

William Dudley, presidente de la Fed de Nueva York, dijo que los administradores públicos podrían mantener su programa de compras de activos si la economía más grande del mundo no lograba cumplir los pronósticos de la Fed, y añadió que “un aumento en las tasas a corto plazo probablemente esté muy lejano”.

El temor de tener menor liquidez también se ha dado en China. Los activos mundiales cayeron a mediados de junio cuando un apretón de efectivo se produjo en el sector bancario, aumentando los temores de una desaceleración en el país que sigue siendo el principal contribuyente para el crecimiento económico mundial. Fitch, la agencia de calificación de crédito, redujo el jueves su pronóstico de crecimiento para China en el 2013, al decir que un aumento este mes en las tasas de préstamo interbancarias, a causa de la escasez monetaria, probablemente “le quitaría impulso”.

Estas opiniones siguen reduciendo la demanda por algunos commodities. El cobre cayó 0,3% para llegar a US$3,04 la libra, aunque el crudo Brent aumentó 12 centavos para llegar a US$102,94, a medida que se mantienen las tensiones en torno al suministro desde el Medio Oriente.

Temas relacionados