Acelerador al cambio del pase

De los 3,5 millones de conductores que deben renovar su licencia de conducción vencida, solo 800.000 lo han hecho.

En el país, unos 2,7 millones de conductores deberán renovar sus licencias de conducción. / Archivo

El Ministerio de Transporte decidió acelerar el proceso para la renovación de licencias de conducción vencidas y fijó como último plazo el 31 de enero del próximo año para que 2,7 millones conductores renueven su documento y eviten una sanción pecuniaria que aún no ha sido establecida.

Si bien los organismos de tránsito tienen autonomía para acoger o rechazar la fecha propuesta por el Gobierno, el viceministro de Transporte, Nicolás Estupiñán Alvarado, los invitó a seguir los pasos de Bogotá y Cali, que fueron los primeros en aceptar la iniciativa.

De acuerdo con el último censo del Ministerio de Transporte, unos 3,5 millones de conductores tenían sus licencias vencidas y de ellos 800.000 ya siguieron el proceso de renovación. Manizales, Villavicencio y Bucaramanga son las ciudades más adelantadas en esta diligencia.

Estupiñán señaló que todos los conductores que tengan su licencia vencida deberán pagar en promedio unos $110.000 por exámenes médicos y el resto corresponde a los organismos de tránsito, monto que varía de acuerdo con el municipio, pero se encuentra alrededor de $53.000. La sustitución del documento será un proceso gratuito siempre y cuando la licencia esté vigente.

El funcionario explicó que entre septiembre y octubre se expidieron 12.000 licencias diarias, pero en noviembre el proceso se redujo a 8.000. “Más del 50% de la capacidad instalada para la expedición de licencias no está siendo utilizada por los ciudadanos, razón por la que el Gobierno decidió acelerar la renovación con la acreditación de 16.500 centros de reconocimiento de conductores, para permitir la realización de los exámenes y la expedición del documento”.

Para 2014 el Gobierno endurecerá los requisitos de las licencias de conducción, tanto en los exámenes teóricos como prácticos, y no serán las escuelas de conducción las que califiquen a los alumnos que ellos mismos capacitan. La idea es que por las vías del territorio nacional circulen conductores que conozcan las normas de tránsito y su aplicabilidad, lo que incidirá en la reducción de los accidentes.

De igual forma ocurrirá con los procesos para los conductores de motocicletas, vehículos que registran el mayor número de accidentes en el país.

 

 

[email protected]

@jairochacong