'Acelerar las privatizaciones, tarea urgente'

En los próximos 4 años podrían venderse activos públicos valorizados en $36 billones para dar celeridad al desarrollo de la infraestructura.

/ Foto: La República

El proceso de enajenación de un 57,6% de las acciones que el Estado tiene en la generadora energética Isagén, no ha dejado de generar polémica luego de que el Consejo de Estado anunció la suspensión de la subasta que estaba programada para el 8 de mayo y para la que se presentaron siete consorcios. Ante esa decisión, el Ministerio de Hacienda y Crédito Público presentó en ese momento un recurso de súplica que está siendo evaluado por la Sección Primera del tribunal y del que se tendrá respuesta probablemente a finales de mayo.

Por ahora, y en medio de la discusión, la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (ANIF), cree que el potencial que tiene el país para privatizar más compañías en favor del desarrollo de la infraestructura es mucho mayor. Un informe realizado por este organismo asegura que “si se suman los recursos privatizables del sector energético del país, llegamos a la conclusión de que estos tienen un valor potencial del 5,2% del PIB. Servirían para aplicarlos al sector de la infraestructura de transporte, rompiendo el cuello de botella que le ha restado competitividad al país”.

Sin embargo, los cálculos del presidente de la ANIF, Sergio Clavijo, apuntan a que en los próximos cuatro años sólo se podrían vender la mitad de los recursos energéticos del país cuyo valor equivaldría a un 2,6% del PIB (aproximadamente $36,6 billones). Este monto, asegura, sería significativo para reducir la presión fiscal que sobre el Estado ejercen obligaciones en salud, pensiones, rubro militar y educación.

“Si el grueso del mundo desarrollado está recurriendo a esto para ganar eficiencia y aliviar presiones sobre la deuda pública, ¿por qué Colombia no profundiza esta acertada estrategia que ha venido impulsando la administración Santos?”, señala un aparte del informe de este organismo.

Aun así, la oposición a la venta de Isagén no ha dejado de sentirse. Por ejemplo, organizaciones como la Red por la Justicia Tributaria y Dueños de Isagén han presentado demandas ante el Consejo de Estado para frenar la venta de este activo de la Nación, argumentando que la privatización de la generadora puede ir en detrimento del patrimonio público.


* Los prospectos de privatización

De acuerdo con el informe de la ANIF, si Isagén se logra enajenar podrían obtenerse recursos por $5 billones (equivalentes al 0,7% del PIB). Entretanto, el documento considera que la Empresa de Energía de Bogotá (EEB) es otro potencial activo ya que si se procede a vender el 76% de propiedad pública, Bogotá podría recibir cerca de $11 billones (un 1,6% del PIB) para modernizar su precaria infraestructura vial.

Otra opción para enajenar en los próximos cuatro años, dice el documento, es la compañía Interconexión Eléctrica (ISA) la cual en un 51% es de propiedad pública. “Si se procediera a vender ese remanente, el Gobierno recibiría $5,1 billones que equivalen a 0,7% del PIB los cuales permitirían la modernización de la infraestructura vial”.

Además de ISA, la ANIF cree que las electrificadoras regionales pueden ser consideradas como activos a tener presentes junto a la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB). “Una venta potencial de un 51% de dicha empresa le reportaría al Distrito recursos por $1,1 billones para financiar un 30% del metro de Bogotá”.

Temas relacionados