Acuerdo de ‘larga vida’

Alquería compró el 100% de la santandereana Freskaleche.

Alberto Gómez, de Freskaleche; Ernesto Pfeiffer, de Alquería; Ariel Simone, de Danone Alquería; Humberto Polanía, fundador de Freskaleche; Diego Ardila, gerente de Freskaleche; Carlos Cavelier, presidente de Alquería, y Juan Flórez, de IFC.

A comienzos de los años 80, un grupo de ganaderos de Santander y el Magdalena Medio estaba en busca de más compradores y mejores precios para su producción lechera. Decidieron formar una cooperativa y hacerse a un pasteurizador que les permitió salir al mercado con 4.000 litros de leche el 1° de marzo de 1989. Pero el negocio no fue lo que esperaban, parte de los socios tiraron la toalla y los que quedaron decidieron apostarle a una nueva sociedad anónima en 1991. Se llamó Freskaleche y se convirtió en la marca insignia de lácteos de Santander y el nororiente colombiano, que emplea a 1.200 personas y acopia leche de 5.500 productores.

Pero en un punto, Humberto Polanía, fundador de la empresa, fue consciente de que los tratados de libre comercio iban a poner la vara muy alta para la industria local y que nuevos jugadores le harían ojitos al consumidor colombiano, que ingiere 145 litros de leche al año. La alternativa para Freskaleche, igual que en sus orígenes, no era otra que encontrar aliados. Luego de meses de coqueteos por parte de Alquería, la originaria de Cajicá se quedó con el 100% de la santandereana con una transacción cuyo monto se acordó mantener bajo reserva.

A los 4.500 empleados que tiene Alquería, se unirán los 1.200 que tiene Freskaleche entre directos, temporales y contratistas. Carlos Enrique Cavelier, presidente de Alquería, prevé un crecimiento del 25% para su empresa, que registra hoy ventas por $745.000 millones anuales. La preocupación de muchos será por supuesto que el talante santandereano que tiene Freskaleche, patrocinador del Atlético Bucaramanga, se pierda. Ante esto, Ernesto Pfeiffer, gerente de Negocios Competitivos de Alquería, dijo que “la marca Freskaleche es fuerte. Hay que tener tranquilidad porque el que toma la decisión del consumo es el consumidor”. Polanía, por demás, quedará al frente de la junta directiva de la nueva sociedad. Diego Ardila, miembro de Alquería desde 2012 y nuevo gerente de Freskaleche, aseguró que el abasto procedente de los 5.500 ganaderos se mantendrá.

En el negocio también tiene que ver la Corporación Financiera Internacional del Banco Mundial, que centra su operación en el sector privado de los países en desarrollo, y que tiene el 4% de participación accionaria en Alquería. Danone Alquería, conformada en un 51% por la francesa y 49% por la colombiana, anunció un eventual traslado de parte de su producción de yogures a Santander para abastecer el nororiente colombiano y la Costa.

Para Jorge Andrés Martínez, director ejecutivo de la Asociación Colombiana de Procesadores de Leche (Asoleche), la adquisición es positiva “en la medida que impulsará el crecimiento del mercado nacional de lácteos”. Dice que brinda mayor competitividad de cara a los TLC. Alquería, por su parte, tiene como meta incursionar en la exportación, pero por ahora fortalecerá el mercado local. De 300.000 tiendas que en Colombia venden leche, Alquería llega a 160.000.

En una industria que mueve $6 billones anuales, según Asoleche, Colanta sigue a la cabeza en volumen de leche procesada, con dos millones de litros al día, seguida por Alpina y Alquería, que rondan el millón de litros diarios cada una.

 

[email protected]

Temas relacionados