Acusan a pionero del fracking de la manipulación de licitaciones

Está acusado de orquestar una argucia entre dos “grandes compañías de petróleo y gas” para que no ofertaran una en contra de la otra.

El pionero del fracking en problemas en Estados Unidos.Bloomberg News

Se lo llamó pionero y evangelizador del gas natural. Ahora, Aubrey McClendon podría ser simplemente el artífice de su propia destrucción.

Transcurridos tres años desde que lo obligaron a irse de Chesapeake Energy Corp., la compañía de gas natural que cofundó, McClendon, de 56 años, enfrenta acusaciones de haber trabajado con un competidor no identificado para mantener artificialmente bajo el precio de los derechos de las concesiones para perforación.

McClendon está acusado de orquestar una argucia entre dos “grandes compañías de petróleo y gas” para que no ofertaran una en contra de la otra por concesiones en el noroeste de Oklahoma desde diciembre de 2007 hasta marzo de 2012, dijo el Departamento de Justicia este martes en un comunicado. La acusación es “errada e inaudita”, dijo McClendon en un comunicado aparte.

La imputación del gran jurado surge después de que el proceso de fractura hidráulica que McClendon promovió para acceder al petróleo y el gas aprisionados hizo que los precios quedaran por el suelo. Chesapeake se desplomó 39 por ciento este año, perdiendo incluso un tercio de su valor en un solo día el mes pasado luego de un informe, que la compañía con sede en Oklahoma negó, según el cual había contratado abogados para una posible quiebra.

Licitaciones ganadas

Los conspiradores supuestamente decidían de antemano quién ganaría las concesiones y el ofertante ganador asignaba posteriormente una participación en las concesiones a la otra compañía, dijo el gobierno. Las compañías que no están demandadas en la causa, aparecen identificadas en la acusación como Compañía A y Compañía B. Mark Abueg, portavoz del Departamento de Justicia, se negó a hacer declaraciones sobre sus identidades.

“El Departamento de Justicia tomó prácticas empresariales conocidas en los sectores de la energía de Oklahoma y los Estados Unidos que apuntaban a aumentar, y de hecho lo hicieron, la competencia y bajar los costos de la energía y las distorsionó para alegar una violación de la ley antimonopolios que no tuvo lugar”, dijeron en un comunicado los principales abogados de McLendon, Abbe Lowell de Chadbourne & Parke LLP y Emmet Flood de Williams & Connolly LLP. “Demostraremos que esta extralimitación de la fiscalía está totalmente injustificada”.

Durante su casi cuarto de siglo al frente de Chesapeake, McClendon adoptó innovaciones en materia de perforación y fractura que desataron la revolución del shale ignorada por los mayores productores de energía del mundo, desarrollando la empresa hasta convertirla durante un tiempo en la fuente más grande de gas en los Estados Unidos.

McClendon, que cofundó Chesapeake en 1989, supervisó un salto en su valoración de mercado desde su debut en 1993 como empresa cotizada en bolsa hasta un pico de más de US$35.000 millones en 2008, según datos recopilados por Bloomberg.

McClendon estuvo a la vanguardia de la revolución del shale que cambió radicalmente los mercados de gas estadounidenses y allanó el camino al renacimiento de la producción nacional de petróleo crudo. En Chesapeake, construyó un imperio del shale que rivalizó con el de Exxon Mobil Corp. hasta que fue despedido en 2013 a raíz de investigaciones sobre conflicto de intereses y una sublevación de los accionistas encabezados por el multimillonario Carl Icahn.

Luego de su destitución de Chesapeake, McClendon formó American Energy Partners LP y recaudó más de US$10.000 millones para adquisiciones. Con el respaldo financiero de fondos de inversión de mucho peso como First Reserve Corp. y Energy & Minerals Group, controlado por John Raymond, el nuevo instrumento de McClendon acumuló derechos de perforación y participaciones exploratorias desde los montes Apalaches hasta Australia y Argentina hasta que los precios de las materias primas frenaron el crecimiento de la compañía y restringieron su acceso al crédito.

Según la acusación, McClendon fue máximo responsable ejecutivo, presidente y director de una Compañía A hasta por lo menos marzo de 2012. La Compañía B era una corporación con su principal domicilio comercial en Oklahoma City, según el documento de acusación. El Departamento de Justicia proporcionó una copia de la presentación, que no pudo ser inmediatamente confirmada en los registros judiciales.

Los fiscales dijeron que McClendon contactó a un co-conspirador de la Compañía B en 2007 y le propuso que dejaran de competir en licitaciones para comprar concesiones.

La ley antimonopolio que McClendon está acusado de quebrantar es la Ley Sherman, pasible de una condena máxima a prisión de 10 años y una multa por US$1 millón para los individuos, según el comunicado del Departamento de Justicia.

 

últimas noticias