Adiós al millón de barriles diarios de crudo

El Gobierno deberá buscar con urgencia un reemplazo para el presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, Javier Betancourt.

Se requieren medidas urgentes para que la exploración no se frene . Se cree que para 2018 la producción será de apenas 785 mil barriles diarios. / Archivo

Mientras el precio del petróleo sigue cayendo, sobre el escritorio del ministro de Minas y Energía, Tomás González, está la carta de renuncia irrevocable del presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, Javier Betancourt, a partir del 1º de febrero, pero esta no es la única urgencia del Gobierno, también tiene que resolver en menos de 15 días una solicitud de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP) para evitar que en los próximos años la producción diaria de hidrocarburos se reduzca en 100 mil barriles y en 220 mil para 2018.

La caída del 50 % en el valor de los precios del petróleo en los últimos meses tiene contra la pared a la industria petrolera y al Gobierno. Así lo advirtió el presidente de la ACP, Francisco José Lloreda, quien explicó que “si bien se contempla que la producción cierre en 1’020.000 barriles diarios, lo que representa un crecimiento del 3 %, los planes de inversión de las empresas se podrían reducir en un 26 % y la exploración en un 50 %, lo que califica como delicado, ya que la autosuficiencia petrolera del país de 6,6 años caería”.

La industria le pidió al Gobierno que se aplique el principio de flexibilidad para 20 contratos de asociación que se vencerán entre este año y 2021. “La idea es que se renegocien los contratos con tiempo y se puedan adoptar medidas que les permitan a las empresas ampliar el tiempo”.

Lloreda señaló que esta propuesta fue bien vista por el ministro y que serán la ANH y Ecopetrol las que renegociarán estos contratos.

Otra solicitud tiene que ver con la agilización de las devoluciones de saldos de anticipos a impuestos, deducciones que son recursos que debe retornar el Estado a las empresas.

Asimismo, agilizar los procesos para la expedición de licencias ambientales, que si bien han mejorado y en los últimos tres meses entregaron 60, hay 104 pendientes.

El dirigente señaló que no solo la caída de los precios ha influido en la crisis que vive el sector —que en 2013 pagó $32 billones al Estado y a las regiones en impuestos y regalías—, sino los problemas de transporte y los atentados terroristas.

“Colombia se ha convertido en uno de los países con mayor costo de operación y muestra de ello es que de cada $100 generados, $76 van al Estado”, recalcó Lloreda.

De acuerdo con José Roberto Acosta, de Justicia Tributaria, la diferencia en el precio del petróleo por la caída del hidrocarburo le cuesta al país US$ 14.000 millones, es decir, unos US$ 300.000 por habitante.

Por su parte Alejandro Martínez, expresidente de la ACP, señaló que la industria va a ser muy selectiva en las inversiones que hará en el país y que podrá aplazar proyectos por su alto costo.

“Se espera que el precio del barril pueda estar entre 50 y 60 dólares este año y 70 el próximo, pero no por encima de los 100”, recalcó.

El sector se está acomodando a los nuevos precios y esto va a tardarse un poco. Además, toda la industria en el mundo está buscando los países que mejor régimen fiscal ofrezcan y por ello el Gobierno debe pensar en este tema.

La situación es tan crítica que algunas empresas que perdieron el 50 % de sus ingresos brutos en tan poco tiempo podrían cerrar su operación en algunos pozos, aseguró.

Ya hay algunos casos puntuales, como Equión, socio de Ecopetrol, que ayer anunció el cierre de siete proyectos petroleros en Casanare como consecuencia del bajo nivel de los precios del petróleo.

Así lo señaló Alejandro Rodríguez, vocero de la compañía, quien explicó que “los proyectos estaban calculados con un precio de US$ 70 el barril. Los pozos seguirán sin operación hasta que se estabilice el precio del barril del petróleo”.

Asimismo, la compañía Parex Resources suspendió temporalmente los proyectos Maniceño y Bandola, del bloque Llanos 32, en el municipio de Mani (Casanare), los cuales se encontraban en etapa de pruebas extensas. A estos se suman los bloques El Edén en Yopal y Llanos 20, en Trinidad, también Casanare.

De otro lado, la Contraloría General de la República advirtió que la devaluación de la tasa de cambio parecería no ser suficiente para compensar la caída de los precios del petróleo.

Además, recalcó que puede tener efectos negativos las finanzas públicas, como el saldo y los pagos de la deuda externa, y los gastos de funcionamiento.

 

 

[email protected]