Advierten desaceleración de la economía en segundo trimestre

No se descarta que en la próxima reunión de la Junta del banco central, las tasas bajen 0,25 puntos.

Para el segundo trimestre, la mayor parte de la información disponible registra una desaceleración de la actividad económica, dicen las minutas del Banco de la República, de la reunión del mes de junio que decidió dejar en 5,25% las tasas de interés.

Unos codirectores del Banco de la República han manifestado preocupación por la mayor desaceleración de algunos sectores de la producción nacional, por lo que creen posible una rebaja de intereses de 25 puntos en la próxima reunión de la junta de julio.

El informe del Emisor remarca que en abril la producción industrial se contrajo en términos anuales por segundo mes consecutivo. En lo que respecta a la construcción, el área aprobada según licencias continuó registrando retrocesos anuales.

Destaca el estudio que los indicadores de demanda apuntan a que en el segundo trimestre el consumo de los hogares se continuaría desacelerando, acercándose a su crecimiento promedio desde 2000 de 4,0%.

Esta desaceleración se infiere principalmente de los datos sobre las ventas del comercio, que cayeron en términos anuales 2,8% en abril, y de las importaciones, de bienes de consumo en dólares que en abril crecieron 6% luego de crecer en marzo cerca de 10%. La confianza de los hogares en términos trimestrales ha disminuido levemente frente al primer trimestre del año, reconoce el informe.

Advierte el banco central en las minutas que el colapso de la economía mundial ha comenzado a afectar algunas variables del aparato productico doméstico. Dice el informe que en Colombia, al igual que en otros países emergentes, los efectos del debilitamiento de la economía mundial se han sentido a través de la menor demanda y precios más bajos de las exportaciones.

Esta situación se ha traducido en una desaceleración del crecimiento de los sectores transables diferentes a la minería.

Recalca el informe que la producción industrial en marzo y abril, como el PIB de la agricultura en el primer trimestre del año, se contrajeron.

Destacan una mayor desaceleración a la esperada en los sectores agrícola e industrial, los cuales son los mayores aportantes al empleo formal en el país. Algunos codirectores del banco central consideraron que debe emprenderse una fase de relajamiento de la postura para evitar ajustes drásticos en el futuro.