Aeropuertos están sobresaturados

De cada tres vuelos que operan en la región, uno lo hace desde un aeropuerto congestionado por falta de infraestructura.

La sobresaturación de los aeropuertos de América Latina podría dar al traste con las expectativas de crecimiento de la región para los próximos veinte años, prevista en 7%, un nivel muy alto, sólo superado por Asia y China.

De cada tres vuelos que operan en la región, uno lo hace desde un aeropuerto congestionado, y esto es preocupante, sobre todo si se tienen allí planes de crecimiento a mediano o largo plazo.

Para cumplir este objetivo es indispensable pensar en el desarrollo de infraestructura, como lo hace Colombia con la expansión y modernización de aeropuertos como Eldorado de Bogotá; de lo contrario será muy difícil aterrizar aviones en aeropuertos congestionados, explicó Alex de Gunten, presidente de la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA), durante la pasada cumbre del sector en Bogotá.

Gunten cree que los esfuerzos de los gobiernos no son suficientes para contrarrestar los niveles de saturación de estas terminales y que por ello han tomado el camino para entregarlas al sector privado, lo cual sin duda se convirtió en un sobrecosto para el sector aeronáutico de la región.

El dirigente considera que una alternativa, que no se ha contemplado juiciosamente, es permitir que las aerolíneas inviertan en el mejoramiento de la infraestructura, especialmente de terminales, como ocurre en Estados Unidos.

Hoy la aviación en la región muestra un dinamismo importante y con altos estándares de seguridad, a tal punto que en los últimos tres años ninguna aeronave de ALTA ha sufrido un siniestro, sin embargo considera que se debe trabajar más fuerte para alcanzar los estándares de Estados Unidos y Europa.

“En el tema de seguridad todas las aerolíneas están comprometidas en compartir las experiencias y dificultades para hacer cada vez más segura esta industria”, explicó.

En los últimos cinco años las aerolíneas latinoamericanas han invertido cerca de US$50 billones en la renovación de la flota, lo cual genera mayor confianza entre los viajeros. “Todo ha cambiado mucho. Si miramos los números, hace diez años teníamos una de las flotas más viejas del mundo, pero hoy se tiene una flota con un promedio de siete años de edad. Es mucho más joven que la de Estados Unidos”, señaló el dirigente.

Este cambio no sólo transmite seguridad y comodidad, sino economía en las arcas de las aerolíneas, ya que el consumo de combustible es menor, componente que tiene un gran peso en la canasta de costos de las compañías aéreas.

En el caso colombiano, el gerente de la concesión de Eldorado, Juan Pulido, señaló que las obras de este aeropuerto le permitirán al país estar preparado para movilizar aproximadamente 30 millones de pasajeros. El pasado jueves se entregó la terminal internacional, con un área de 104 mil metros cuadrados, de los 174 mil que tendrá el nuevo aeropuerto.

Así como en Eldorado, en la región se desarrollan obras en otras terminales colombianas y de Latinoamérica, con miras a erradicar la congestión. Pero para ello no sólo se requiere de obras físicas en plataformas, pistas y terminales, sino el mejoramiento de radioayudas, lo cual permite que más operaciones por minuto se hagan en un aeropuerto y el espacio aéreo no este saturado, concluyó Pulido.