Agroindustria, sector que busca dejar huella en Macrorrueda de Brasil

Expectativas de negocios pueden superar los 15 millones de dólares; para una primera etapa se habla de 10 millones de dólares.

El ingenio de los empresarios colombianos sorprende por agresividad para penetrar mercados que por años han estado cerrados a la producción doméstica.

Hace unos años atrás nadie pensaría en traer café y ropa interior y vestidos de baño a Brasil, país que se ha destacado por ser el primer productor mundial de grano y un innovador constante de prendas íntimas y para lucir en la playa.

Esa aventura comercial la protagonizó un puñado de emprendedores industriales locales recogidos por la oficina estatal Promotora de Turismo, Inversión y Exportaciones (Proexport) en diversas partes de la geografía colombiana. Son empresarios afectados por la revaluación del peso, la intensa ola invernal y para los que se quedaron sin los beneficios del ATPDEA. Es una ayuda que les ofrece el Gobierno trayéndolos aquí (a Sao Paulo) dijo uno de los funcionarios de Proexport, encargado de la logística, para que la Macrorrueda de negocios dé los resultados esperados.

María Claudia Lacouture, directora de Proexport se declara satisfecha y optimista. Estima que en principio los negocios que pueden surtir efectos a corto y mediano plazo superarán los 10 millones de dólares. Hacia el futuro podría llegar a los 15 millones de dólares, dice. Es una cantidad pequeña, pero por algo se empieza, creen algunos de los participantes.

Agroindustria con 31 representantes, es el sector que mejores resultados presenta, argumenta María Claudia. Pero hay otros interesantes.

Empresas reconocidas

A la par de empresas con trayectoria en el mercado local como Lloreda, Indupalma, licoreras de Boyacá, Valle y Cauca, se encuentran nacientes sociedades que han comenzado a echar retoños como Frugen, alimentos Artesanos, Atunec, Agrícola Himalaya, Pastelería Lucerna, con grandes expectativas de negocios.

Es el caso de Gustavo Vega representante del Grupo Comexa que comercializa Amazon un portafolio de productos alimenticios del área de las salsas picantes principalmente. “Me ha ido bien y los productos han tenido mucha aceptación entre los potenciales compradores”, dice Vega.

Bodegas Añejas, Acepalma, Colcafé, comestibles Rico Ltda, Corpocampo, grupo empresarial de la Montana y Telmo J. Díaz, coinciden con lo dicho por la directora de Proexport de que es posible romper el mito de la imposibilidad de exportar a Brasil. Ese mercado es grande y muy atractivo.

Rodrigo Rojas Barragán de alimentos Artesano y Alberto Dávila de Comercializadora Tequendama creen que pronto se verán resultados de esta Macrorrueda. Lo mismo consideran los representantes de Tropic Kit Lizeth Correa, de Corpocampo Édgar Montenegro y de Sigra Nelly Serrano. Todos se van optimistas, pese a algunos inconvenientes por la no presencia de la totalidad de potenciales compradores que no pudieron cumplir las citas fijadas.

En el campo de las prendas de vestir internas y externas se reflejó el interés que tiene los brasileños por tener más contactos con los confeccionistas colombianos. Reconocieron la calidad de los productos y lo competitivo de los precios.

Por ejemplo Wilfredo Adarve, representante de Sesamotex, productora de moda, que confecciona ropa íntima para la comunidad gay, indicó que está a punto de concretar una maquila (empresa que importa materiales sin pagar aranceles, pues su producto no se va a comercializar en el país) con la empresa brasileña Puket. Adarve califica de muy oportuno este primer paso dado en el marco de la Macrorrueda comercial, pensando en negocios más fuertes hacia el futuro.

Una molestia que causó decepción entre la mayoría de empresarios presentes en esta iniciativa comercial liderada por Proexport, es causada por el incumplimiento de los industriales brasileños. Eso se sale de las manos de los organizadores del evento como Proexport que ha desarrollado toda la logística para conseguir los objetivos propuestos, admite Diego Ceballos de Zemmoga una agencia de innovación digital.

El sector de las tecnologías y servicios por primera vez hace presencia con 27 empresas, en una macrorrueda de negocios y en Brasil donde este campo está bien desarrollado.

Ceballos considera que pese al desarrollo que tiene Brasil en esta actividad, hay espacio para otros empresarios colombianos que se animen a ofrecer servicios integrados. Hay clientes insatisfechos con los ofrecimientos de sus coterráneos, los brasileños, podemos llegar, dice.

Luz Mery Palacio Vélez, gerente de Cosméticos Marylin, decepcionada por el incumplimiento de los empresarios brasileños, buscó alternativas para dar a conocer sus productos de belleza para la mujer. Esta paisa que llegó desde Medellín ya piensa en Ecuador, México y Canadá, estos dos últimos países donde se realizarán nuevos encuentros comerciales antes de que finalice el presente año.

Los inconvenientes que ha causado el incumplimiento de algunos empresarios brasileños, que a última hora le restaron interés a la Macrorrueda, los colombianos se van contentos y satisfechos, porque si bien muchos no ven posibilidad de negocios, un buen porcentaje cree poder concretar operaciones comerciales próximamente.
A los representantes de 31 empresas agroindustriales, 44 del sector de las manufacturas, 24 de prendas de vestir y 27 se servicios les quedó claro que negociar con Brasil es posible; solo es cuestión de paciencia, pero siendo competitivos con los productos ofrecidos en calidad y precios. Ya despertamos al gigante.