Aguardando la recuperación

Aunque la industria cayó 4,1% en el primer trimestre, construcción y servicios tuvieron buen desempeño. Expertos aseguran que hay señales de un repunte en lo que resta de 2013.

Como lo esperaban el Banco de la República, el Gobierno y algunas comisionistas de bolsa, los resultados del crecimiento de la economía nacional en el primer trimestre del año estuvieron afectados por una caída en la producción industrial, y también por la reducción en la extracción de productos minero-energéticos. Esto llevó a que el Producto Interno Bruto (PIB) creciera sólo 2,8%, según los datos del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE). Esta cifra fue mayor en 0,3% en comparación con el período octubre-diciembre de 2012.

Sin embargo, expertos como el exministro de Hacienda Juan Carlos Echeverry creen que lo peor del ciclo ya está pasando para la economía colombiana y que el segundo y el tercer trimestre de este año traerían mejores resultados en sectores como la industria y la minería.

Jorge Bustamante Roldán, director del DANE, dijo que entre enero y marzo renglones como construcción —que creció 16,9%—; servicios sociales, comunales y personales; suministro de electricidad, gas y agua; establecimientos financieros; comercio; agricultura, y minas y canteras registraron variaciones positivas, algunas inferiores a las registradas en el primer trimestre de 2012.

En contraste, las cifras oficiales muestran que en el arranque del año el renglón de la industria registró una caída de 4,1%, alimentada por sectores como preparación e hilaturas, textiles, fabricación de tejidos, curtido de cuero, elaboración de papel y cartón, azúcar y panela, productos de caucho, equipos de transporte, molinería —almidones y derivados—, metalurgia, construcción de muebles, minerales no metálicos y sustancias químicas.

Aun así, según el DANE, sectores de la industria como elaboración de productos de café y tabaco, lácteos, fabricación de combustibles derivados del petróleo y producción de aceites y grasas tuvieron comportamientos que equilibraron las cargas para este renglón.

Juan Esteban Carranza, director del Centro de Estudios sobre Economía Industrial e Internacional del Banco de la República y gerente de la sucursal Cali, aseguró que el primer trimestre fue “extraño porque este año la Semana Santa cayó en marzo. Todos los datos se ven raros. La industria frenó, pero no tanto como dicen las cifras”. Sin embargo resaltó que las exportaciones industriales del país vienen creciendo frente a 2012.

“Vemos que las confecciones están creciendo porque era un sector que estaba rezagado. Sus exportaciones han aumentado bastante. Sin embargo, el mensaje más robusto de la industria en los últimos meses es una fuerte heterogeneidad, lo que significa que hay sectores a los que les está yendo mejor cada vez y que otros van de mal en peor”, explico Carranza.

La desaceleración de la industria nacional, según el experto, también está asociada a la caída de la demanda interna. Sin embargo asegura que existen evidencias de que “la demanda interna se está recuperando; hay indicios de que al sector industrial le va a ir mejor”.

“El final de 2012 y el comienzo de 2013 fueron complicados. Ahora, los vientos están cambiando internacionalmente, ya que Estados Unidos se ve más sólido, al igual que Alemania”, comentó el exministro Echeverry, y agregó que en el sector minero-energético tendrán que verse mejores resultados, luego de que cesara la huelga laboral en Cerrejón y de que a la Drummond le quitaran la suspensión para el cargue del mineral.

“El segundo semestre va a ser mejor afuera y adentro; ya pasó lo peor de un ciclo que duró tres trimestres. Buena parte de los ciclos es importada. Por el lado de la demanda, el sector externo tuvo un cambio drástico”, comentó el exministro, quien cree que la recuperación económica —particularmente en sectores como el agro y la industria— también dependerá de la tasa de cambio por encima de $1.900.

Frente al comportamiento del agro, que entre enero y marzo se expandió 2,4%, el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Francisco Estupiñán, opinó que “a pesar de las adversidades del clima y de otras variables que se escapan al manejo de la cartera agropecuaria, como los precios internacionales de los commodities y de la revaluación, el sector ha venido presentando unos indicadores bastantes favorables, aunque no los que esperamos”.