Ahorro, la vía a un futuro seguro

La planeación y la asesoría especializada pueden sacarlo de múltiples problemas cuando cumpla la edad para su jubilación.

Asigne una parte de sus ingresos para el cubrimiento de emergencias. / 123rf

 Para adquirir aquellos productos que se desea comprar, como una casa o un carro nuevo, se debe ahorrar. Esto lo sabe cualquier persona; sin embargo, muchos no son conscientes de que lo importante no es ahorrar para darse ciertos lujos, sino para tener un futuro sin inconvenientes.

Se pone más atención a vivir el día a día sin considerar que muy probablemente llegará el momento de la jubilación, y hay quienes creen que pensionarse es un asunto que le corresponde al Gobierno, olvidándose de plantear objetivos financieros propios. Hay personas que llegan al retiro con muy pocos recursos para mantener la calidad de vida acostumbrada.

Para mejorar ese panorama se requiere el ahorro, y su optimización está en función de cuánto el individuo está dispuesto a prever hoy en aras de obtener beneficios para el mañana. La mejor forma de hacerlo es la que está atada a la periodicidad del ingreso. Como en Colombia la mayoría de personas son empleadas, deberían tener una periodicidad de ahorro quincenal o mensual.

Hacer sus proyecciones y pensar en lo que se quiere es importante, ya que para ahorrar se necesitan dos factores: capacidad de visualizar el futuro y disciplina, es decir, tener una planeación financiera personal en la cual se fije un plan de ahorro o inversión.

Recomendaciones

Adquirir una disciplina financiera y desarrollar hábitos de ahorro, acompañado de una buena asesoría, son claves en este objetivo. Pero no existe una recomendación universal y única. Son muchos instrumentos financieros, y el adecuado para cada persona es el que responde al perfil de riesgo, horizonte de tiempo, ciclo de vida y realidad financiera.

Los siguientes consejos pueden ser de su utilidad:

• Sea consciente de su capacidad económica.

• Revise su patrimonio.

• Elabore un presupuesto de ingresos y gastos para conocer su real situación económica.

• Incremente sus ahorros.

• Cuente con un presupuesto de gastos y trate de seguirlo.

• Reserve una parte de su dinero para emergencias.

• Aproveche los beneficios tributarios para sacar el mayor ahorro de sus ingresos.

• Invierta a un plazo determinado. Tenga muy claro el perfil de riesgo y defina las prioridades al momento de la inversión.

• Asesórese por una persona idónea, debidamente calificada, con la integridad profesional y experticia en el manejo del ahorro y las inversiones.

Desarrollar el hábito del ahorro, a través de una efectiva planeación, puede resultar clave para evitarse, más adelante, penurias innecesarias.

Temas relacionados