Aires de reforma pensional

El Gobierno quiere presentar la modificación al sistema. Empresarios del sector y hasta un expresidente dicen que es necesaria y está a tiempo de ser presentada.

Poner en marcha la ejecución de una reforma pensional, para buscar el equilibrio de los fondos de pensiones en Colombia e impedir que 13 millones de ciudadanos se queden sin pensión, es uno de los desafíos que tiene el gobierno del presidente Juan Manuel Santos. “Una reforma pensional ofusca las mentes de todo el país. Tiene que ir sola dentro de la agenda económica”, dijo en Cartagena, durante el XX Congreso Internacional de Seguros, el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry Garzón.

Debido a los efectos que puede causar la reforma pensional, en un contexto donde el Ministerio de Hacienda está haciendo el esfuerzo de llevar a la otra orilla proyectos como la venta del 10% de Ecopetrol, el estatuto orgánico, la capitalización de Telecom, la iniciativa de bancarización, la reglamentación de las regalías, la ley para quitarle tres ceros a la moneda y la reforma tributaria, entre otros, Echeverry decidió “no presentar la reforma pensional”. Sin embargo, César Gaviria Trujillo, ex presidente de la República, le dijo que era posible ponerla en marcha debido a “un ambiente de optimismo”.

Echeverry manifestó que en este tema se está trabajando, pero hizo un llamado a un buen diseño de la iniciativa. “Hay que diseñarla muy bien y hemos hablado con Santiago Montenegro y con el gremio pensional”. Santiago Montenegro, presidente de Asofondos, señaló que no todos los trabajadores en el país están cotizando regularmente. “La informalidad es del 60%. Uno de los factores es que un 49% de los trabajadores con ocupación gana menos de un salario mínimo”. Recordó que las normas vigentes en materia pensional han sido un palo en la rueda para que quienes tienen ingresos por debajo del mínimo hagan su cotización pensional establecida por la ley.

Para aclarar el panorama, recordó además que el 16% de los ocupados en Colombia ganan más de dos mínimos, mientras que cerca de un 3% cuenta con ingresos superiores a los $3 millones mensuales. “Los fondos de pensiones obligatorias son apenas el 20% del PIB y en Chile son el 70% del PIB”, precisó.

“Hay que transformar el Seguro Social para dar ingreso y pensiones a millones de colombianos que nunca van a recibir nada. El Seguro no puede ser un pilar solidario con los ricos. Eso debe ser parte de la reforma”, dijo el presidente de Asofondos, quien aseveró que si no se reforma el actual sistema con urgencia, 13 millones de colombianos se quedarán sin recibir su pensión. “De 20 millones, sólo 7 están cotizando en la Planilla Integrada de Liquidación de Aportes (PILA). El resto, en la informalidad”.

En consideración del senador Gabriel Zapata, poner en marcha una reforma pensional en este momento es imposible desde el punto de vista legislativo, debido a que en el Congreso la agenda económica “ya está muy definida”. “En ese sentido, el tema pensional tiene que quedar para abordarlo el año entrante. Se tiene que concertar con los trabajadores, empresarios y el Congreso”, manifestó.

“La reforma consiste en elevar la edad de jubilación y elevar las semanas cotizadas para buscar el equilibrio que buscan los fondos de pensiones”, explicó el senador, quien aclaró que todavía en materia pensional no se ha alejado el ‘fantasma’ del déficit debido a que en el Presupuesto General de la Nación se debe apropiar mucho dinero para responder por las pensiones del Seguro Social.

A su vez, Gonzalo Pérez, presidente de Seguros Suramericana, manifestó que se requiere una reforma pensional porque, debido a la coexistencia del sistema de prima media y el ahorro individual, lo que actualmente no es posible. “Técnicamente no es viable, pero puede que políticamente sí”.