Ajustado mercado laboral de EE.UU. arriesga a empleadores lentos

Casi uno de cada cuatro empleados pierde interés en una oferta de trabajo si no recibe respuesta de un empleador dentro de una semana.

Las solicitudes de beneficios para desempleados en Estados Unidos se mantienen cercanas a un mínimo en cuatro décadas.

Esta es otra señal de que el mercado laboral de Estados Unidos está que arde. Los trabajadores no están de humor para esperar demasiado mientras las empresas toman la decisión de contratarlos.

Casi uno de cada cuatro empleados pierde interés en una oferta de trabajo si no recibe respuesta de un empleador dentro de una semana después de ser entrevistado, según una encuesta realizada por la firma de dotación de personal Robert Half. Si esperan dos semanas, la proporción sube a un 46 por ciento. Aún más, un 39 por ciento de los encuestados dijo que seguiría buscando otras ofertas si se enfrentan a un proceso de contratación extenso.

Tienen opciones, desean moverse rápidamente”, dijo John Reed, director ejecutivo senior de la división de dotación de personal de tecnología de Robert Half, la empresa especializada en recursos humanos más grande del mundo. “El mercado es tan sólido que los candidatos tienen mucha influencia en la rapidez del proceso de entrevistas”.

Esto es especialmente cierto para los candidatos con conocimientos técnicos de alta demanda, en las denominadas profesiones ejecutivas y sectores como la tecnología, dijo. La encuesta aplicada a más de 1.000 profesionales de Estados Unidos se llevó a cabo en junio.

Puesto que el estudio fue el primero de este tipo realizado por Robert Half, no presenta comparaciones en cuanto a la forma en que han cambiado las expectativas de los trabajadores. Aun así, Reed dijo que se percató hace casi dos años que las empresas principales comenzaron a moverse más rápido al darse cuenta que los candidatos adecuados estaban menos dispuestos a ser pacientes y, en los últimos 12 meses, “más y más compañías están reduciendo sus tiempos de contratación”.

Otros informes destacan la fuerte demanda laboral. Hay abundantes ofertas de trabajo para elegir y el optimismo en cuanto a las perspectivas está respaldando la confianza de los trabajadores para renunciar a sus cargos en busca de mejores ofertas, según datos de junio del Departamento del Trabajo presentados el miércoles. Las solicitudes de beneficios para desempleados se mantienen cercanas a un mínimo en cuatro décadas.

La incesante oleada de contrataciones de los últimos años ha reducido la tasa de desempleo a casi el mínimo en ocho años y el exceso de mano de obras está desapareciendo, lo que hace más difícil para las empresas a encontrar los trabajadores que necesitan. Cubrir las vacantes también se ha transformado en un problema para las compañías pequeñas, según informes de la Federación Nacional de Empresas Independientes. Los salarios están aumentando.

Naturalmente, los economistas predicen que el ritmo de contratación se enfriará a fines de este año a medida que la economía se acerque al empleo pleno. Por ahora, los trabajadores son quienes llevan la batuta, al menos en la obtención de respuestas rápidas.

Gran parte de los entrevistados en la encuesta de Robert Half –39 por ciento– consideró que un proceso que dura entre siete y 14 días es ‘demasiado extenso’, desde la entrevista inicial hasta cuando consiguen el empleo.

Las empresas necesitan mejorar su estrategia o arriesgan la pérdida de buenas contrataciones. Esto no significa que tengan que apurarse en forma descuidada por algo que, después de todo, es una decisión importante. Pero el esfuerzo por entregar rápidamente esa oferta verbal ayuda bastante y una comunicación frecuente evitará que el postulante se aleje, dijo Reed.

Hay que asegurar a los candidatos antes que la competencia lo haga”, dijo.

Temas relacionados