Al modelo de control fiscal le faltan dientes, admite el contralor General

El nivel de corrupción en Colombia es altísimo. Se pierden billones del presupuesto, que se ahorrarían si se aplica un nuevo sistema de control fiscal.

Edgardo Maya Villazón, contralor General.

El modelo actual de control fiscal en el país es limitado e insuficiente, donde la vigilancia que ejerce la Contraloría General se desarrolla a través del ejercicio auditor y, si se evidencia entonces un presunto daño patrimonial, se adelanta el proceso de responsabilidad fiscal para obtener el resarcimiento correspondiente.

La advertencia fue hecha por el contralor General de la República, Edgardo Maya Villazón, al remarcar que ese modelo no le permite a la Contraloría General de la República, responder como tendría que ser, al reto que le significa enfrentar y superar los crecientes fenómenos de corrupción y de ineptitud en el ejercicio de la administración de recursos, bienes e intereses patrimoniales del Estado.

Consideró urgente aplicar un cambio sustancial de enfoque, que dé prioridad a la vigilancia de la gestión y de los resultados obtenidos.

Se requiere pensar, diseñar e implementar un modelo de evaluación de los resultados de las políticas públicas que define y desarrolla el Gobierno, especialmente las de carácter social, precisó el contralor.

Indicó que debe ser un modelo de evaluación que trascienda lo meramente financiero, presupuestal y contable y muestre el real impacto de esas políticas en la calidad de vida y la dignificación de todos y cada uno de los colombianos.

En este modelo estamos trabajando a toda marcha”, anunció el contralor en un conversatorio sobre las auditorías de desempeño y seguimiento. 

Maya Villazón indicó que “un enfoque nuevo del control fiscal debe privilegiar la vigilancia de la gestión y de los resultados obtenidos, de tal manera que no se limite a hacer una trazabilidad de los recursos públicos y de los presupuestos a través de los cuales los mismos se ejecutan, sino que garantice una efectiva verificación de desempeño y cumplimiento material de los objetivos misionales del gestor fiscal”.

En lo que hace a la determinación de la responsabilidad fiscal y al resarcimiento del patrimonio público cuando éste sufre menoscabo o pérdida, el contralor Edgardo Maya Villazón insistió en la necesidad de pensar en una reforma que permita dividir las tareas de los órganos de control fiscal, de modo que unas dependencias se ocupen de ejercer las funciones de vigilancia y control y otras de adelantar el juicio fiscal.

 

últimas noticias