Alemania está abriendo su billetera

Al tener una de las tasas de desempleo más bajas (6,4%) desde la caída del muro de Berlín, una de las naciones más austeras de Europa ha empezado a gastar.

Bloomberg
El desempleo alemán, que ha caído a un mínimo récord, está convenciendo a la nación más ahorrativa de Europa de abrir la billetera y vivir un poco.
Olaf Heintze gastó parte de su salario de ingeniero en una botella de whisky escocés que había probado en una degustación reciente. Con un precio de 65 euros (US$70), no era precisamente barata. Sin embargo, consideró que se la había ganado.
“Un poco de lujo de vez en cuando es importante”, dijo el vecino de 52 años de Hamburgo al salir de la tienda de licores con su Ardbeg Corryvreckan. “Alemania está en un buen momento y eso me alegra”.
 
La adquisición de Heintze contribuyó al aumento de las ventas minoristas, que dieron un salto de 3,6 por ciento en febrero. Fue el tercer incremento mensual consecutivo luego de que 2014 registrara el mayor salto en 18 años. Los incrementos se deben a la tasa de desempleo más baja -6,4 por ciento- desde la reunificación, la caída de los precios del petróleo y el aumento de los salarios. En suma, la gente tiene más dinero en el bolsillo y relativa seguridad laboral, lo que la lleva a vivir el momento y salir de compras.
 
“Las ventas minoristas empezaron de manera excelente este año”, señaló Christian Lips, economista de Norddeutsche Landesbank en Hanover. “Esto no se va a enfriar. No es un sentimiento exageradamente eufórico el que estamos viendo en este momento”.
 
El aumento del consumo en la mayor economía de Europa está apuntalando la recuperación de la zona euro mientras que otros miembros se enfrentan a un desempleo récord. Alemania, que priorizó equilibrar su presupuesto, ha sido criticada por algunos socios europeos y los Estados Unidos por no gastar más para impulsar el crecimiento.
 
Caída del ahorro
 
La disposición de los alemanes a gastar está en el nivel más alto desde 2006 en tanto lentamente dejan de lado su tradicional preferencia por guardar dinero. El hogar alemán promedio ahorraba el 9,8 por ciento de sus ingresos a fines de 2014, por debajo del pico de 13 por ciento de 1991.
 
Las políticas del Banco Central Europeo contribuyeron a fortalecer la tendencia, según Boris Planer, economista de la consultora de investigación Planet Retail Ltd. en Fráncfort. Como el presidente del BCE Mario Draghi rebajó las tasas de interés e implementó un programa de flexibilización cuantitativa de 1,1 billones de euros, hay pocos incentivos para mantener el dinero en el banco.
 
“La gente gasta más porque no hay confianza en el euro, en la estabilidad monetaria”, declaró Planer en una entrevista telefónica. “Debido a las bajas tasas de interés tampoco tiene mucho sentido ahorrar, de modo que la gente gasta en bienes durables”.
 
Las ventas alemanas de autos en febrero llegaron a su nivel más alto en tres años, en tanto las compras dieron un salto del 6,6 por ciento.
 
Temas relacionados