Alpina cumple 70 años alimentando a los colombianos

Durante estas siete décadas la empresa ha desarrollado seis categorías con más de 600 referencias en el mercado.

Planta procesadora de Alpina en Sopó (Cundinamarca).Cortesía

Alpina, una empresa protagonista en el sector de alimentos, cumple 70 años de hacer presencia en los hogares colombianos, alimentando y nutriendo a millones de personas.

Lo que fue el inicio de una empresa pequeña, a través del trabajo constante, innovador y competitivo, se convirtió en una sociedad que cuenta con más de 5.150 empleados, seis plantas en Colombia (Caloto, Facatativa, Sopó, Chinchiná, Entrerríos y Popayán), oficinas en Ecuador, Venezuela y Estados Unidos.

Durante estas siete décadas la empresa ha desarrollado seis categorías con más de 600 referencias en el mercado, las cuales se desarrollan de la mano de 1.370 proveedores, 1.100 ganaderos y más de 700 familias reunidas a través de asociaciones que han crecido con Alpina. 

En estos 70 años, hemos alimentado la vida de más de tres generaciones de colombianos,  participado en la construcción de un sector más competitivo, nos hemos comprometido con el bienestar nutricional de nuestros consumidores, generado empleo digno y aportado  al desarrollo económico del país”, dijo Ernesto Fajardo, presidente de la compañía del sector de los lácteos.

En los últimos 6 años, Alpina ha logrado avances importantes que le han permitido reducir en un 37% el consumo de agua en su producción. En 2014, la compañía obtuvo ventas netas acumuladas de $1,50 billones con un crecimiento de 5.6% frente a los resultados de un año atrás.

En  innovación, Alpina invirtió en 2014,cerca de 5,2 millones de dólares y se apoya en el Instituto de Investigación Científica de Alpina, brazo científico de la empresa, que se enfoca en la generación de innovación, nuevos conceptos y conocimiento aplicable para agregar valor a productos y procesos.

Haber cumplido 70 años es un gran logro que motiva a la empresa a tener nuevos desafíos. En los próximos años, el reto  de Alpina es, no sólo mantener todo lo que hasta hoy ha logrado, sino seguir creciendo con una mejor oferta y con un portafolio cada vez más variado de experiencias divertidas, gratificantes y nutritivas, dice informe de la empresa. 

Teniendo en cuenta que el consumo de bebidas lácteas en Colombia (145 litros persona/año) aún está por debajo de países como Brasil, México y Argentina y de lo que recomienda la FAO (170 litros persona/año), la empresa ampliará la oferta con productos que resalten los beneficios de los lácteos y que se ajusten a las necesidades y gustos de los consumidores en las distintas etapas de la vida, contribuyendo así a su nutrición, precisa el informe.

La historia de Alpina se remonta a 1945 cuando Max Bazinger y Walter Goggel, dos emprendedores suizos, llegaron al Valle de Sopó huyendo de la segunda guerra mundial y con sus propias manos empezaron a labrar el camino de una de las empresas más admiradas por los colombianos. Recogieron leche para elaborar queso Emmental, Gruyère, Parmesano y posteriormente mantequilla.

Durante 30 años, estos visionarios europeos dirigieron la producción, distribución y comercialización de productos lácteos, que empezó  con la compra de 500 botellas de leche y que hoy ascienden a 1,2 millones de litros de leche al día.

Entre los años 40 y 50, Alpina construyó su primera planta de producción  y empezó a producir dos de sus más icónicos y reconocidos productos: el yogurt de fresa y el kumis, así como algunos quesos maduros. Posteriormente, en los 70, lanzó el tradicional arequipe, la gelatina Boggy y la leche entera, productos que hoy se caracterizan por ser los preferidos de los consumidores y que hacen parte del portafolio con el que la compañía está presente en 9 de cada 10 hogares colombianos.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Los empresarios toman la palabra