Alquería se hace al 100% de Freskaleche

Ante las presiones de los TLC, la santandereana pasa a manos de la compañía originaria de Cajicá.

Luego de meses de conversaciones, Alquería anunció la compra de Freskaleche, una de las marcas del sector lácteo más posicionadas en Santander. Si bien el monto de la operación no se hizo público, la transacción recibió el aval de la superintendencia de Industria y Comercio.

En el negocio también participa la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés) del Banco Mundial, que centra su operación en el sector privado de los países en desarrollo y que posee el 4% de participación accionaria de Alquería. Asimismo, Danone Alquería (con 51% de las acciones de la francesa y 49% de la colombiana), por su parte, espera empezar a hacer uso de los activos de Freskaleche en Santander para su producción de yogures.

Carlos Enrique Cavelier, presidente de Alquería, insistió en que, más que una compra, la operación es una alianza para el desarrollo de la región y la conservación de la tradición y la marca Freskaleche. "No se vende una empresa santandereana. Se traen inversiones que darán un mayor impulso a la región", dijo Cavelier.

A la cabeza de la junta directiva de la santandereana quedará el fundador de Freskaleche, Humberto Polanía, quien aseguró que la venta es una estrategia para aprovechar las oportunidades de una globalización que al tiempo conlleva amenazas para el sector. El nuevo gerente de Freskaleche será Diego Ardila, vinculado a Alquería desde 2012.

Con la adquisición, se suma un 25% al total de ventas de Alquería, que se encuentran hoy en $745.000 millones anuales. La mano de obra de Freskaleche, según los directivos se mantendrá en un 100%, es decir, 1.200 puestos de trabajo entre directos, temporales y contratistas. Alquería, por su parte, tiene más de 4.000 empleados.