América Latina recibe un 54% más de inversión externa

En el primer semestre de 2010, los países de América Latina y el Caribe recibieron 53.751 de millones de dólares en IED.

La Inversión Extranjera Directa (IED) en América Latina y el Caribe aumentó 54% en el primer semestre de 2011, doblando las previsiones para el año y apuntando a resultados históricos, mientras que su inversión al exterior disminuyó 124% durante el mismo periodo, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

"La IED hacia 18 economías de la región se incrementó 54% durante el primer semestre de 2011 con relación a igual período de 2010", señaló en un comunicado la CEPAL, que en mayo había previsto un aumento de la inversión extranjera entre 15 y 25% para 2011.

Según la comisión, las entradas de IED tendrán "un muy buen resultado" durante este año, "lo que podría significar un nuevo récord histórico", que además, ratifica "el buen desempeño" de las economías de la región "pese al escenario de turbulencias económicas", señaló.

En el primer semestre de 2010, los países de América Latina y el Caribe recibieron 53.751 de millones de dólares en IED, mientras que durante el mismo periodo de 2011, la región contabilizó 82.652 millones de dólares de IED.

Sin embargo, según la CEPAL, las buenas cifras deben ser contrastadas con "la crisis de deuda soberana en los países europeos, el dilema fiscal de Estados Unidos y la volatilidad financiera global".

La situación internacional pone "cierta cuota de incertidumbre sobre el financiamiento de las empresas transnacionales y sus futuros planes de inversión, así como sobre el comportamiento económico de la región", señaló la comisión.

La CEPAL atribuye el incremento de los flujos a la "estabilidad y dinamismo económico de la mayoría de los países" de la región y a "los altos precios de las materias primas, que continúan incentivando la inversión en minería e hidrocarburos".

Colombia, Brasil y Venezuela así como los países de América Central encabezaron el aumento, mientras que Argentina, Chile, México y Paraguay muestran una moderada reducción en sus entradas.

Colombia, por ejemplo, recibió inversiones -sobre todo en hidrocarburos y minería- por 7.008 millones de dólares, 91% más que en el primer semestre de 2010 e incluso por sobre el total de la inversión de 2010.

Brasil, en tanto, alcanzó 44.000 millones de dólares de IED entre enero y agosto, una cifra 157% mayor a la registrada en 2010, basada en "nuevos aportes de capital", así como "un fuerte aumento de los préstamos entre compañías".

En cambio, las inversiones en el exterior de los países de la región cayeron 124% en el primer semestre de 2011, con un saldo negativo de 5.533 millones de dólares.

Esta cifra se explica en gran parte por el comportamiento de las empresas brasileñas, con un saldo negativo de 10.800 millones de dólares, quienes estarían "aprovechando oportunidades de negocio en el mercado doméstico y protegiéndose en casa de la incertidumbre en el actual escenario global".

México también registró un descenso de 90% en sus inversiones al exterior, con tan sólo 926 millones de dólares (respecto a los 9.549 millones de dólares en el mismo periodo de 2010).

Colombia fue el único país que mantuvo un dinamismo exterior, con un aumento de 178% de sus inversiones, centradas en el sector de electricidad, agua y gas, y en servicios financieros.

 

últimas noticias