Ampliar la base del impuesto de renta y eliminar subsidios pensionales, la reforma fiscal de Anif

Noticias destacadas de Economía

El Centro de Estudios Económicos presentará en las próximas horas una propuesta para que incremente el recaudo tributario y logre mayor equidad a través de política social.

Este jueves, el Centro de Estudios Económicos Anif presentará su propuesta de reforma fiscal, la cual busca corregir problemas profundos de vieja data como el bajo recaudo tributario, en relación con el nivel de gasto interno y en comparación con el de otros países (en Colombia es de 20 puntos del PIB y en otros países llega hasta a 35 puntos); los errores de las pequeñas reformas de los últimos años, que se han concentrado en gravar más a los que ya pagan; la complejidad del sistema tributario en Colombia, de sus normas, de los plazos, la cantidad de impuestos pequeños, y la regresividad en algunas decisiones de política social, como las pensiones.

Lea también: “No podemos destruir a empresarios con impuestos”: Arturo Calle llama a protestar

Mauricio Santamaría, presidente del centro de pensamiento, entregó a El Espectador detalles de la que a su parecer sería la mejor reforma fiscal para en Colombia en tiempos de pandemia. “Hay tres o cuatro problemas graves que el coronavirus nos dio la oportunidad de resolver”, dijo.

¿Cuáles son los objetivos de esta reforma?

Queremos un sistema tributario que recaude más porque Colombia va a necesitar 25 puntos adicionales del PIB. Parte de eso lo da combatir la evasión —con eso conseguiríamos 10 puntos del PIB —, pero faltan otros 10 o 12 puntos para la próxima década. Hay que empezar ya con 1 o 2 puntos anuales. Queremos que el sistema fiscal —tributario y de gasto— sea más equitativo. Para ello debemos depender más de la renta que del IVA, pero garantizar que el IVA que se cobra a los pobres se devuelva en su totalidad. Queremos simplificar el sistema lo más que se pueda —producto de hacer reformas tributarias cada 17 meses en 30 años—, dejar solo los impuestos que sirven, quitar los chiquitos, como el ICA, y darle más relevancia a otros, como el predial. Y queremos que la política social sea más efectiva, en el sentido de que los subsidios lleguen a los que los necesitan; eso significa que se dejen de pagar subsidios pensionales y que haya una renta universal para todas las personas pobres, en el mediano plazo.

¿Las medidas que proponen reducirían el déficit fiscal?

Lo que nos costó el COVID lo vamos a pagar los próximos 50 años. En este momento no hay que preocuparse por el déficit, hay que darle a la gente para que coma. Todos, incluido el Gobierno, han entendido eso. Entre lo que proponemos de renta e IVA ganaríamos punto y medio del PIB en recaudo; habrá otras cosas que vamos a proponer después, pues la meta es llegar a dos puntos del PIB entre 2022 y 2023. Eso ya es una buena cuota inicial y nos permitiría conservar el grado de inversión para que nuestra deuda no pase a ser deuda basura y nos cueste más, porque eso significa más impuestos y menos inversión.

¿De esa forma se reduciría también el endeudamiento?

El año pasado el stock de la deuda en Colombia creció de 55 % a 64 % del PIB, pero esperamos que llegue a 66 % del PIB al final de este año, depende de cómo le vaya a la economía. No es una cifra escandalosa, pero empieza a ser preocupante para un país emergente. El Gobierno no es una empresa, solo tiene dos soluciones: impuestos y privatizaciones. Las privatizaciones que se pueden hacer son pocas y son de una sola vez. El único ingreso son los impuestos, así que habrá más impuestos. Durante los próximos 50 años Colombia va a pagar muchos impuestos para que la economía crezca.

¿No hay forma de ordenar el gasto público para no depender solo de impuestos?

Siempre se puede volver el gasto más eficiente, pero el monto va a seguir creciendo —en 30 años pasamos de pagar dos puntos del PIB en subsidios directos a casi diez puntos—, por ahí no puede haber ahorro por razones sociales: nos estamos volviendo viejos, la salud cuesta más, la gente demanda más servicios que antes… Además, necesitamos infraestructura, educación, vivienda y las pensiones no van a caer, aunque puede que no crezcan más. Algunas categorías se podrán rebajar una vez, pero después ya no, y si acaso se ahorrarán $4 billones, pero el gasto total es de $260 billones. El otro asunto es que el Congreso de la República, que aprueba la cifra, se asegura de que el monto sea al menos el mismo del año anterior. No hay alternativa aparte de hacerlo más eficiente, focalizarlo mejor y tener más ingresos.

Siempre se dice que se quieren aumentar los impuestos a la clase media, pero en Colombia la clase media apenas se está consolidando y se ha dicho que cualquier impacto puede regresarla a la vulnerabilidad

Esa es la gran discusión. Hay una parte de la clase media compuesta por trabajadores independientes que es vulnerable; hay gente que no es lo suficientemente pobre para estar en el Sisbén, pero no es rica y el COVID lo dejó en un sánduche y no recibió ayudas del Estado porque el Estado no sabe que existe. Se necesita que las personas sean visibles al estado para ser objeto de política social. La clase media sí debe pagar renta, pero de acuerdo a su capacidad. Hoy en día el umbral está en $3,2 millones mensuales —altísimo en comparación con el resto del mundo—, proponemos que se baje a menos de $2 millones y que esas personas tengan una tasa muy baja que vaya escalando, que empiece en 1,5 % o en 2 %, que el siguiente tramo sea del 5 %, luego del 10 % y así, no como hoy que salta de 0 % a 19 % y llega hasta 32 %. Solo eso nos daría un recaudo adicional de un punto del PIB.

Le recomendamos: ¿Cuál sería el impacto de ampliar el IVA en la canasta familiar?

Varios análisis han advertido que el incremento del IVA conlleva un riesgo: hacer más pobres a algunas familias, ¿aún así vale la pena que se haga?

Es cierto, si no se les devuelve y hacer la devolución es totalmente factible, este año el Gobierno espera llegar a dos millones de hogares, así que la disculpa no es que no se puede hacer. La cuestión es: ¿Por qué gente que tiene capacidad para pagar el impuesto no lo hace? Que se simplifique el IVA y se cierre la discusión. Proponemos acabar con los artículos exentos y las tarifas especiales, y que haya solo bienes gravados y bienes excluidos, como salud, educación, transporte.

¿Contemplan también eliminar algunas exenciones?

Hay que revisarlas todas, eso lo tiene que hacer el Gobierno, decidir cuáles quita y cuáles no. En renta hay una cantidad de huecos grandísima (regiones, hoteles, agencias de viaje, zonas francas), en IVA, en el ICA. Pero ahí no es donde va a estar la solución al problema porque la realidad es que eso es chiquito. Hay otras exenciones que hay que seguir manteniendo, como las del ahorro pensional o de vivienda.

¿Qué definitivamente no debería hacerse?

Poner tasas marginales de renta de 50 % a las personas de ingresos altos, eso es absurdo, impensable, no existe en ninguna parte del mundo porque nadie está dispuesto a pagar eso. La tasa marginal más alta tiene que estar en 40 % por mucho. También soy enemigo de las excepciones, un buen sistema tributario debe tener el menor número de empresas exentas, personas exentas, actividades exentas, hay gente que sigue proponiendo eso y no puede ser, nosotros plantemos lo contrario. Igual de absurdo es incrementar IVA al 23 %, esa discusión política es imposible y es una cifra muy alta, aunque haya países que la tengan.

Comparte en redes: