Apple desmotivó el mercado en Wall Street

La acción de la multinacional de la tecnología perdió en la sesión del miércoles más del 4%. Se esperaban US$10,38 por cada papel.

La tecnológica Apple ha decepcionado el mercado con sus resultados. La compañía de la manzana anunció que durante el tercer trimestre de su año fiscal (abril-junio) registró un beneficio neto de US$8.824 millones, o US$9,32 por acción, cifra inferior a lo esperado de US$10,38 por papel.

Estos números han ensombrecido la confianza del mercado, por lo que la misma compañía se vio obligada a afirmar que el trimestre constituyó un período de transición en el que las especulaciones sobre sus lanzamientos más cercanos, como el iPhone 5 y su nuevo sistema operativo iOs 6 hacen que se frene la demanda.

Esto de cierta manera justificaría que la empresa entre abril y junio haya vendido 26 millones de iPhones en todo el mundo, 11 millones menos que entre octubre y diciembre de 2011 y 9 millones menos que en el período comprendido entre enero y marzo del presente año.

Pese a su no tan aplaudido beneficio trimestral, la compañía presentó un balance positivo del iPad gracias al debut de la tercera generación a mediados de marzo. La tableta registró un récord de ventas de 17 millones de unidades en todo el planeta.

De los demás productos ofrecidos por la marca, fueron vendidos 4 millones de ordenadores Mac, un 2% más que hace un año, mientras que la comercialización del iPod continúa en caída libre, ya que fueron despachados 6,8 millones de reproductores, lo que significa un 10% menos que en el mismo período del año anterior.

David Cohen, estratega de Inversiones de la firma Corredores Asociados, aseguró que “se espera que al finalizar octubre sea lanzado el nuevo iPhone y esto haría que las utilidades de la compañía se incrementen. Así, Apple se constituiría en un activo barato sobre el que hay una gran oportunidad de valorización en el corto plazo, lo que hace creer que el precio de la acción eventualmente pueda llegar a superar nuevamente los US$600. Esto, sumado a que en EE.UU. se prohibió el ingreso de algunos dispositivos Samsung, hace que los consumidores norteamericanos de smartphones no tengan muchas opciones, más aún cuando las previsiones de otras marcas como Nokia o Blackberry parecen no levantar cabeza”.