Apple ganaría dinero rescatando a Grecia

Es tal el nivel de liquidez del gigante tecnológico, que alcanzaría para ayudar al país heleno a solventar sus deudas.

Tim Cook, CEO de Apple. / Bloomberg
Que Apple debería comprar a Grecia con todo el dinero inútil que tiene a mano es un chiste que no quiere desaparecer. Sin embargo, es cierto que, si las grandes compañías estadounidenses y los políticos europeos tuvieran algo de imaginación, probablemente podrían armar un rescate para ese país casi quebrado en condiciones que beneficiarían a todos.
 
En 2012, un inversor que asistía a la asamblea general de Apple le preguntó a Tim Cook, el máximo responsable ejecutivo, si alguna vez pensó en utilizar la creciente pila de efectivo de la compañía —US$97.600 millones en ese momento— para adquirir Grecia. “Hemos analizado muchas cosas”, pero no esa, respondió Cook. Obviamente, no se pueden comprar países enteros… ni siquiera en las novelas, al parecer. En The Business, de Iain Banks, una operación de ese tipo fracasó, aun cuando el objetivo de la adquisición era una oscura monarquía del Himalaya, no una antigua democracia como Grecia.
 
De modo que todos rieron y pasaron a otra cosa. Las cosas mejoraron brevemente para Grecia, cuando recibió el mayor rescate de la historia y los acreedores privados aceptaron una quita. Pero su economía de todos modos no creció y la carga de deuda del país, de 175% de la producción económica, siguió siendo insostenible. Apple, entre tanto, llevó a más del doble su reserva, que ahora llega a US$194.000 millones en efectivo y equivalentes. La compañía ha pagado generosos dividendos y recomprado acciones, pero la pila de dinero se sigue acumulando. 
 
No hay forma de invertirlo todo. Desde hace años, Cook habla de productos deslumbrantes que su compañía tiene en preparación, pero sólo ha logrado realizar mejoras graduales en los productos existentes, un servicio de música en streaming promedio y un reloj inteligente de precio demasiado alto, y todo esto no requirió un gran capital. A menos que Apple empiece a fabricar autos —o quizás naves espaciales— continuará acumulando efectivo.
 
Como también lo harán otras grandes empresas estadounidenses. Las firmas no financieras estadounidenses poseen US$1,73 billón en efectivo, un 4% más que hace un año, y US$1,1 billón de eso pertenece a las cincuenta mayores compañías, según un informe reciente de Moody’s Investors Service. Apple, Microsoft, Google, Pfizer y Cisco han acumulado US$439.000 millones.
 
La mayor parte de ese dinero está en el exterior, porque, si se lo repatriara, estaría gravado por un impuesto estadounidense del 35%. Gastarlo, o incluso devolvérselo a los accionistas, es una pena. Nadie espera que EE.UU. reforme su sistema tributario y resuelva el asunto próximamente. De modo que la idea de que los cinco principales acumuladores de efectivo podrían salvar ahora a Grecia y hacer algo bueno por sí mismos al mismo tiempo es interesante.
 
Grecia necesita alrededor de 190.000 millones de euros (US$212.000 millones) para reducir su deuda al nivel manejable de 70% de su producto interno bruto. Eso representa aproximadamente el 48% del efectivo de las cinco empresas sumadas. Para pagar su deuda, Grecia podría recompensar a las firmas con un acuerdo especial sobre impuestos a las empresas, algo parecido al que tiene ahora Apple en Irlanda.
 
A cambio de menos de la mitad de su efectivo —y sólo 13% más de lo que costaría pagar los impuestos estadounidenses— las compañías recibirían una garantía indefinida de bajos impuestos para las operaciones no estadounidenses. Un trato nada malo.