Cómo aprovechar el alza del dólar

Desde las coberturas cambiarias hasta la consecución de materias primas esenciales, los zapateros, marroquineros, confeccionistas y textileros buscan aprovechar el buen precio del dólar para fortalecer su oferta de valor agregado en el exterior.

Los fabricantes de zapatos y productos de cuero abastecen el 40% del mercado interno. / Archivo

Con altos invitados oficiales e internacionales, en un amplio escenario de gala, se inauguró hoy en Corferias la edición número 29 del International Footwear & Leather Show, la feria del sector de cuero y marroquinería que se ha convertido en una de las más importantes vitrinas de los productos locales ante los compradores internacionales. Una oportunidad que hoy tiene una importancia mucho mayor: para buena parte de los 550 expositores colombianos significará la oportunidad de oro para que sus invenciones regresen al ruedo internacional.

Todo gracias al buen nivel de la tasa de cambio, que en lo corrido del año se ha apreciado en más de $100 o 5% para situarse por encima de la barrera de los $2.000, un hito que no se veía desde 2010. “Ese precio se ha convertido en una ventana especial y en el regreso a la competitividad de muchos productos que, en el pasado, se vendían en Estados Unidos pero que en los últimos años tuvieron que retirarse por cuestión de precio”, explica Javier Díaz, presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior (Analdex).

Ese presente es especial para los fabricantes de productos a base de cuero, los zapateros, confeccionistas y textileros, quienes, además, cuentan con la extensión por dos años del Decreto 074 de 2013 el cual le impuso un arancel compuesto a las importaciones de zapatos, cueros y prendas de vestir. Gracias a la medida, la producción en ambos segmentos presentó un alza del orden de 20%, la cual, sumada a la apreciación de la divisa estadounidense, les permitirá ajustar costos no solo para competir con mejores precios sino para consolidar estrategias de valor agregado.

“Esta coyuntura puede convertirse en un momento especial para cerrar acuerdos con compañías del exterior, que quieran instalarse en el país con economías de escala para establecer modelos de producción de alta calidad”, comenta Carlos Eduardo Botero, director ejecutivo del Instituto para la Exportación y la Moda, Inexmoda.

Durante los años difíciles, en los que la tasa de cambio se cotizó por debajo de los $1.800, la estrategia de los empresarios consistió en abrir nuevos mercados de la mano del Gobierno. “La oferta exportadora estaba muy concentrada en los dos principales socios comerciales, Estados Unidos y Venezuela, y solo entendimos los latos riesgos de este modelo cuando nuestro vecino entró en crisis. Hoy hay mayor conciencia en aprovechar la mayoría de instrumentos de los acuerdos comerciales, en especial los firmados con países de la región, EE.UU., Canadá y Europa”, comenta Díaz.

En ese objetivo jugaron un papel importante las ruedas de negocios y misiones comerciales lideradas por Proexport, pero por más citas que se agendaran con compradores potenciales la situación para los empresarios era compleja: el abultado ingreso de productos procedentes de China los tenía asfixiados. Según cifras oficiales, en marzo de 2013 entraron al país 6,93 millones de zapatos mientras la productividad de los sectores de calzado y curtido de cuero caía por encima del 8%.

Sin embargo, con la puesta en marcha del decreto 074, las condiciones mejoraron al punto de que se crearon 200.000 empleos en la industria de la confección mientras que la participación de las exportaciones de cuero subió al 61%. “Decidimos apostarle a la diferenciación, a fabricar nuevos productos siguiendo las directrices de alta calidad, confort y moda. Eso nos permitió fortalecernos de cara a compradores internacionales”, dice Luis Gustavo Flores, presidente de la Asociación Colombiana de Industrias del Calzado, el Cuero y sus Manufacturas (Acicam).

Y ha sido gracias a ella, que productos como el calzado femenino elaborado por clústers en Bucaramanga, o las botas elaboradas en Bogotá y Antioquia, se han convertido en un producto de referencia en el exterior. No en vano los industriales esperan culminar la presente feria con negocios cerrados por un valor de $12.000 millones. “Lo más importante, ante todo, es establecer buenos contactos para concretar pedidos a mediano plazo”, agrega.

La actual tasa de cambio trae consigo el desafío de planear muy bien los siguientes movimientos para acentuar esta época de holgura. “Es vital cerciorarse que la cadena logística provea las materias primas esenciales para fortalecer la estrategia de valor agregado, indica Botero. Por su parte, Flores predica las alianzas con empresas externas para desarrollar portafolios que se aprovechen del buen estado de la demanda interna.

Una guía en la cual, de acuerdo a Analdex, no debe faltar la protección a los ingresos. “Es indispensable contar con coberturas cambiarias para aprovechar el alza de las semanas recientes y concertar pagos futuros. La tasa actual está sujeta a una alta volatilidad y no es de extrañarse que se puedan sufrir caídas graves de precio”, comenta Javier Díaz.
 

Temas relacionados