Apuesta por Grecia

Berlín espera que Atenas honre sus compromisos y pueda mantenerse dentro de la Unión Europea.

Angela Merkel, canciller alemana. / EFE

Alemania ha insistido en que espera que Grecia permanezca en la Eurozona, a pesar de un reporte de prensa que decía que Berlín estaba listo para que Atenas dejara la moneda común si el partido populista Syriza ganaba las elecciones anticipadas este mes y renegaba del programa de reformas del país.

La revista Der Spiegel informó el domingo que la canciller Ángela Merkel estaba dejando atrás su compromiso previo de mantener a Grecia en la Eurozona a cualquier precio y se preparaba para una posible salida de ese país, en caso de que Syriza, que ha hecho un llamado para realizar drásticos recortes a la deuda y poner fin a la austeridad, confronte a sus socios de la Unión Europea (UE) con exigencias inaceptables.

Merkel y Wolfgang Schäuble, su ministro de Finanzas, de línea dura, cambiaron su posición porque creen que la estabilidad en la Eurozona ya no está en riesgo, como lo estuvo en el peor momento de la crisis de 2012, dijo la revista, citando a funcionarios cuyo nombre no reveló.

El artículo se publicó en medio de un debate cada vez mayor en Alemania con respecto a la ventaja de seguir asistiendo a Grecia, en vista de la enorme deuda del país, el rechazo popular a las políticas de austeridad y la alta probabilidad de la victoria de Syriza, que lidera las encuestas.

No obstante, el gobierno de Merkel dijo el domingo que estaba asumiendo que, incluso si ganaba Syriza, Atenas seguiría cumpliendo los requisitos de sus acreedores internacionales, encabezados por las instituciones de la UE.

Georg Streiter, vocero encargado del gobierno, dijo: “Grecia ha cumplido con sus obligaciones en el pasado. El gobierno federal supone que seguirá haciéndolo”.

El Ministerio de Finanzas dijo que no haría comentarios sobre “información especulativa”, en referencia al comunicado de Schäuble, publicado poco después de que se llamara a elecciones en Grecia y en el cual decía que no había alternativas para los esfuerzos de este país por recuperar su economía, pues “están dando frutos”.

“Si Grecia elige un camino distinto será difícil”, añadió Schäuble, al decir que las elecciones no cambiaban el hecho de que Atenas tenía que cumplir sus acuerdos.

El ministerio de Relaciones Exteriores hizo eco de esta línea. El ministro para Europa, Michael Roth, dijo en Tweeter: “Grecia es un miembro de la Eurozona y debería seguir siéndolo”.

Pero el partido antieuro Alternativa para Alemania (AfD), rápidamente echó mano del artículo de la revista para apuntar un dedo acusador hacia Merkel. Bernd Lucke, líder del partido, dijo: “Le doy la bienvenida a esta opinión acertada aunque tardía, por parte de Merkel y Schäuble, según la cual una salida de Grecia sería soportable”.