Apúrele para que no pierda las gabelas

Hoteleros dicen que hay sobreoferta pero creen que todavía hay oportunidad para buscar nuevos proyectos en el país.

Las inversiones en el sector hotelero son millonarias y cada vez más llegan reconocidas marcas internacionales.   / Archivo
Las inversiones en el sector hotelero son millonarias y cada vez más llegan reconocidas marcas internacionales. / Archivo

La carrera por la apertura de hoteles y el comienzo de nuevos proyectos hace pensar que los empresarios les están madrugando a los beneficios tributarios que se marchitarán el 31 de diciembre de 2017, ya que si el hotel no está en plena operación el último día de este año perderán la exención de 30 años en el pago de renta.

Durante la Feria de Anato fueron muchos los anuncios de proyectos y de multimillonarias inversiones que van desde una torre de 60 pisos, tal vez la más alta de la región, hasta hoteles en ciudades intermedias, donde la industria del petróleo está abriendo mercado a un negocio que estaba deprimido, era incipiente o no existía.

En la Costa Caribe están en construcción varios complejos hoteleros, los cuales van acompañados de oficinas y zonas de esparcimiento.

Pero el lugar donde se concentra el mayor número de iniciativas es Bogotá, donde empresas como Terranum Hotels, Germán Morales, Estelar, Oxo, BD Promotores y Movich Hotels han puesto su interés y el dinero para hacer realidad, antes de 2017, nuevas opciones para el creciente mercado de viajeros.

Si bien hay quienes consideran que en Bogotá y el resto del país hay una burbuja hotelera, la industria sigue pensando en sumar más camas para atender la creciente demanda originada por el crecimiento de negocios en diferentes sectores de la economía nacional.

El presidente de Terranum Hotels, Javier Pimienta, considera que es un buen momento para invertir en el sector y que su compañía tiene proyectadas inversiones superiores a los US$100 millones para expandir la presencia de la marca Aloft en Colombia.

La proyección es abrir hoteles de esta cadena en Medellín y Cartagena, modelo que ha tenido una aceptación importante en Bogotá con el Aloft Aeropuerto. También quieren entrar a ciudades intermedias con la marca Marriott.

Actualmente se construye en Bogotá el hotel W, el cual será operado por la cadena Starwood Hotels & Resorts a partir del segundo trimestre del próximo año y en Cartagena, un proyecto de lujo del mismo operador que estará listo en 30 meses, explicó Pimienta, quien además sostiene que este tipo de iniciativas no se han visto en Colombia.

Por su parte, Alejandro Morales, uno de los operadores hoteleros colombianos que más experiencia tiene en el sector, considera que sí existe una burbuja hotelera en algunos nichos y que la oferta sigue creciendo frente a la demanda que hoy no supera el 52%.

El empresario asegura que este año los inversionistas que participarán en proyectos que operarán ellos en el futuro tienen previsto destinar unos $75 mil millones.

La organización terminará 2013 con la operación de siete hoteles BH, dos BE y uno EK. Uno de los BH se abrió en los últimos días en Bogotá. Se trata del hotel Bicentenario, ubicado en el centro de la ciudad. El encargado de la obra fue CMS+GMP.

En este mismo sector la firma BD Promotores construye el hotel BD Bacatá, llamado a convertirse en un ícono de la ciudad, porque abre las puertas a la renovación en el centro de la capital.

Para Guillermo Rincón, quien adelanta la construcción de los hoteles Beauty Garden Hotel & Medical Center y Monchatel, la apuesta está en ciudades intermedias, donde existe una oportunidad para crecer. El empresario señaló que estas iniciativas deben estar acompañadas de un valor agregado como centros comerciales, lugares de entretenimiento.

Miguel Díez, presidente de la cadena Estelar, comparte esta idea y por esta razón iniciaron la construcción de un hotel en Villavicencio y están mirando otros sitios como Yopal y Neiva. Asimismo, Juan Carlos Galindo, gerente de Oxo Hotel, opinó que las inversiones están concentradas en Bogotá y en ciudades intermedias como Yopal, donde tendrán dos proyectos.

Pero no sólo es la construcción de hoteles de lujo, sino su calificación. En el marco de la Feria de Anato, el hotel 93 Luxury Suites, que abrió en Bogotá hace solo dos meses, recibió el aval como Preferred Boutique, lo que lo convierte en uno de los 650 mejores hoteles del mundo. Detras está Blue Doors Hotels, una de las organizaciones más reconocidas del sector, que ha puesto en marcha seis hoteles de lujo en la ciudad.

Temas relacionados