Arranca la era 4G en carreteras

El martes presentarán los primeros seis proyectos de la cuarta generación vial.

“No vamos a hacer caminos al andar”. Con esta frase, el presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Luis Fernando Andrade, abrió la vía a la IV Generación de Concesiones (4G), el plan carretero más ambicioso de la historia del país, que contempla la construcción de 30 proyectos viales valorados en $40 billones.

Con este nuevo proceso, que será presentado el próximo martes en Bogotá, el Gobierno espera dejar atrás los errores fantasmagóricos que siguen presentes en la mente de los colombianos, como los descalabros de los proyectos de Tobiagrande-Puerto Salgar (Commsa) y la doble calzada Bogotá-Girardot (el Grupo Nule), y ejecutar obras en un plazo de seis años para desatrasar al país en materia vial.

Con esta apuesta, el Gobierno sólo pagará a los concesionarios cuando las vías se entreguen en operación (puede ser por tramos), lo que garantizará que las inversiones puedan tener un rápido retorno a través del recaudo de peajes y los aportes de la banca, los fondos privados de pensiones y de infraestructura que decidieron acompañar este proceso.

Los corredores que saldrán a licitación en diciembre son: dos tramos de las Autopistas de la Prosperidad en Antioquia, la vía perimetral Oriental de Cundinamarca (Cáqueza-Choachí-La Calera), que evitará el paso por Bogotá de los vehículos que vienen de Villavicencio; la doble calzada Cartagena-Barranquilla (Vía al Mar) y Yumbo-Loboguero, lo que permitirá reducir una hora de recorrido a los industriales.

De acuerdo con Juan Martín Caicedo Ferrer, presidente de la Cámara Colombiana de Infraestructura, lo que se presentará el martes es un cronograma que si bien es importante, hay que esperar que se concluya la estructuración y que se abran las primeras licitaciones.

“Hay una gran expectativa en el mercado y esperamos que la mezcla de inversiones publico-privadas se dé”, explicó.

El presidente de la ANI señaló que los fondos entrarán a los proyectos a través de la expedición de títulos, pero solo una vez estén terminadas las obras.

Por ahora el Gobierno presentará el cronograma, las condiciones de vinculación a los contratos y la forma como se ejecutarán los proyectos que deberían arrancar a más tardar a finales del próximo año y que tendrán una duración de seis años.