Así van las pymes nacionales en el año de la pandemia

Noticias destacadas de Economía

Las pequeñas empresas han sido las más golpeadas por el coronavirus y las medidas para mitigar su expansión, de acuerdo con una nueva encuesta publicada por ANIF que analizó las perspectivas de casi 2.000 pymes en el país.

La situación de las pequeñas y medianas empresas (pymes) en Colombia se ha deteriorado gravemente por cuenta de la pandemia derivada de la expansión del COVID-19. Este es un hecho esperado, a decir verdad, pues a la larga toda la economía (en todos los países) se ha visto golpeada por choques de oferta y demanda.

La más reciente encuesta de la situación de las pymes, que semestralmente realiza ANIF desde 2010, expone nueva evidencia para tratar de evaluar el daño en el tejido empresarial del país, que en un 90 % está compuesto por micro, pequeñas y medianas empresas.

Lea también: La resiliencia de las mipymes para salir a flote

El corazón de la Gran Encuesta Pyme es el Indicador Pyme ANIF (IPA), que le toma la temperatura a los negocios en las pequeñas y medianas empresas nacionales. Para el primer semestre de este año, el IPA presentó un descenso de 20 puntos frente a lo registrado en el mismo periodo de 2019, ubicándose así en 40 unidades. El número indica que la situación económica de las pymes es regular.

“Al diferenciar por tamaño, se observa que las pequeñas empresas registraron una significativa caída en su IPA, con una dismi- nución de 18 unidades en el último año (38 puntos en 2020-I vs. 56 puntos en 2019-I), descendiendo al plano ‘regular’. Las medianas empresas reportaron un deterioro inclu- so mayor en su IPA de 20 unidades (44 en 2020-I vs. 64 en 2019-I), también figurando en el plano ‘regular’”, se lee en el documento.

Para realizar la encuesta se entrevistó a cerca de 2.000 empresarios de los sectores de industria, comercio y servicios (los cuales, a su vez, hacen parte de los 21 subsectores en los que más tienen participación las pymes).

ANIF atribuye, naturalmente, la mala percepción de las pymes a los efectos derivados de la pandemia por el COVID-19, pero también advierte que las perspectivas para el segundo semestre de este año no son alentadoras.

De las empresas encuestadas, la mayoría de las pymes cuenta con un promedio de empleados que oscila entre 10 y 19 (46 % en industria, 42 % en comercio y 46 % en servicios).

En el sector de industria, por ejemplo, los subsectores que se reconocen como los más impactados por la pandemia se cuenta primero el cuero, calzado y marroquinería, seguido por la edición e impresión, las prendas de vestir y los productos de caucho y plástico.

Aquí hay algo notable y es que este último renglón ha tenido salidas de mercado mediante la fabricación de elementos de protección personal o de productos asociados con el cuidado de la salud en el marco de la pandemia.

Así mismo, según el documento de ANIF, los subsectores industriales que menos deterioros registraron fueron los de sustancias y productos químicos y el de maquinaria y equipo.

En comercio, por su parte, los peores resultados se registraron en productos textiles y prendas de vestir, artículos de uso doméstico y ferretería, cerrajería y productos de vidrio.

Los renglones del sector servicios que dicen haber registrado un peor desempeño durante el primer semestre de este año fueron publicidad y hoteles y restaurantes.

En general, las pymes de los tres sectores analizados aseguraron que el principal problema que experimentaron en el primer semestre de este año fue la falta demanda. Lo interesante acá es que esta ha sido la misma respuesta, para los tres sectores, en el mismo periodo de los últimos tres años.

Comparte en redes: