Aumenta fantasma de quiebra Argentina en problema con pago de bonos

Expertos y analistas de distinto signo coinciden en que Argentina debía afrontar el pago de su deuda.

Un nuevo revés de la Justicia de Estados Unidos aumentó el riesgo de llevar a Argentina a declarar una suspensión de pagos técnica coincidiendo con la decisión del Gobierno de Cristina Fernández de pagar a los acreedores que aceptaron canjes de deuda en 2005 y 2010.

El juez federal estadounidense Thomas Griesa, que falló a favor de fondos especulativos que reclamaban a Buenos Aires el pago íntegro de su deuda, rechazó la solicitud argentina de suspender la medida que la obligaba a pagar a los demandantes para poder cumplir con el resto de los acreedores de deuda.

La solicitud "no es apropiada", señaló el juez, que recordó que la medida "no entra en vigor" a menos que el país realice pagos a los tenedores de bonos reestructurados y agregó que su tribunal "no tiene el control acerca de si la República (Argentina) hace esos pagos".

El fallo sentó como un jarro de agua fría en Buenos Aires, donde apenas unos minutos antes el ministro de Economía, Axel Kicillof, había anunciado que Argentina procedió a girar fondos para el pago de los acreedores que se sumaron a los canjes de 2005 y 2010 y abonó deuda e intereses.

"Argentina ha procedido al pago de capital e intereses" de vencimientos de la deuda "por 832 millones de dólares, de los que 539 millones fueron depositados en las cuentas del Banco de Nueva York en el Banco Central de la Argentina (...) más los vencimientos en pesos, el pago supera los 1.000 mil" millones de dólares, dijo.

El próximo vencimiento de la deuda para los acreedores de obligaciones reestructuradas concluía el próximo 30 de junio y este jueves, según el ministro, era el último día hábil para depositar los fondos.

En un mensaje leído ante los medios, Kicillof criticó la parcialidad del juez Griesa y reiteró la decisión del país de "honrar sus deuda con el 100 por ciento de los acreedores, de manera justa, equitativa y legal".

Para el ministro, "no cabe la menor duda de la parcialidad del juez en favor de los fondos buitres ni de su verdadera intención: la de pretender llevar a la República Argentina al default para derribar la reestructuración 2005-2010 que alcanzó luego de largas negociaciones un consenso del 92,4%".

"No pagar teniendo los recursos y forzando un default voluntario es algo que no está contemplado en la ley argentina, sería contrario al orden público argentino y una clara violación a los prospectos de deuda", dijo el funcionario.

Kicillof advirtió a Estados Unidos "de la responsabilidad internacional que le cabe por las decisiones de su poder judicial".

Aunque evitó hablar abiertamente de la posibilidad de embargo de sus cuentas en el exterior, adelantó que "cualquier conducta que pretenda obstaculizar este pago a nuestros acreedores constituye una acción violatoria del ordenamiento jurídico del derecho público internacional".

Este tipo de actuaciones, "afectaría los derechos de sus verdaderos dueños", los tenedores adheridos voluntariamente al canje, y llegaría a implicar "una apropiación indebida de fondos de terceros", agregó.

Expertos y analistas de distinto signo coinciden en que Argentina debía afrontar el pago de su deuda, pese al riesgo de embargo de sus fondos.

"Si Argentina no hubiera pagado estaríamos técnicamente en default. Lo que hay que ver es si los fondos buitres van a embargar el pago. Están habilitados para hacerlo", admitió el economista Orlando Ferreres.

Para Ramiro Castiñeira, el Bank of New York podría pedir una "aclaración" al juez Griesa y estudiar un mecanismo que le permita pagar a los acreedores de deuda reestructurada.

Mientras, en Estados Unidos es previsible que se mantengan las negociaciones entre Argentina y los llamados "fondos buitre" con la mediación del abogado especialista en litigios financieros Daniel Pollack, nombrado por Griesa para facilitar las conversaciones entre ambas partes.

"El tribunal entiende que esas negociaciones incluirán el manejo de futuros pagos a los tenedores de bonos reestructurados", aventuró hoy Griesa.

Temas relacionados

 

últimas noticias

La hora de las startups