Aumentan temores de recesión

Se espera que los ingresos de las 30 empresas más grandes del Dow Jones se incrementen de 1 a 1,5% en el III trimestre.

Los estimativos para el crecimiento de las compañías más grandes de Estados Unidos están siendo fuertemente reducidos por los analistas de Wall Street, lo cual es señal de un riesgo cada vez mayor de que la economía más grande del mundo entre el próximo año en recesión.

La reducción en las expectativas para los principales bluechips está a su nivel más bajo desde 2008 y principios de 2009, y acontece al tiempo que los inversionistas han estado refugiándose en las acciones de grandes compañías que pagan dividendos y que son vistas como refugios contra el trasfondo de la crisis de la Eurozona, así como el debilitamiento del pronóstico de Estados Unidos.

Los analistas esperan que el promedio del crecimiento de los ingresos aumente a una tasa anual de 1 a 1,5% durante el tercer trimestre por parte de las 30 compañías más grandes del Dow Jones Industrial Average. Esto se halla por debajo de la tasa actual de inflación y por debajo del pronóstico de 4 a 6% que se realizó al principio del año.

“Estamos muy rápidamente llegando a niveles en los que estos estimativos están apuntando de forma inambigua al riesgo de una recesión en Estados Unidos y el mundo a finales de 2012 y principios de 2013”, dijo Nicholas Colas, el principal estratega de mercados de ConvergEx Group.

Esta caída en los pronósticos de ingresos ha acelerado en las últimas semanas a medida que las compañías han hecho públicas sus ganancias para el segundo trimestre.

Los ingresos más bajos aumentarán la presión sobre las compañías para que reduzcan costos despidiendo trabajadores, lo que a su vez amenaza con debilitar la economía más amplia y las ganancias de las corporaciones durante los próximos meses.

Por ahora, los analistas están pronosticando ingresos que aumentan 3,9% de un año a otro durante el cuarto trimestre. Colas dijo que este pronóstico depende de que haya un precio más bajo del dólar, al aumentar las compañías que dependen de grandes ventas externas.