Aumentar $6 millones el ingreso por habitante, ¿ambicioso o absurdo?

Uno de los objetivos de la administración Santos es aumentar 36% el PIB per cápita, pero es una tarea ardua que requiere catapultar el crecimiento del indicador.

El pasado 18 de agosto el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría, anunció que una de las metas para este cuatrienio será elevar el ingreso anual por habitante de US$8.300 a US$11.300 ($15’720.000 a $21’402.000), es decir, un aumento del 36,14%. Son declaraciones ambiciosas, pero no absurdas, si se tiene en cuenta que las cifras del DANE revelan que el desempleo del mes pasado fue de 9,2%, que se logró un crecimiento del PIB de 6,4% en el primer trimestre de 2014 y que la inflación hace cinco años no supera el 4%.

Sin embargo, hay varios retos por superar. Primero, teniendo en cuenta que el indicador que piensa mejorar el Gobierno se define como la división entre producto y población total, para que se pueda observar un crecimiento de esta medición es necesario que el primero crezca más que el segundo, lo cual no es preocupante, porque ha sido la regla para Colombia en los últimos cinco años. No obstante, teniendo en cuenta que las cifras del Banco Mundial revelan que el ingreso por habitante creció en los últimos cuatro años 3,3% en promedio, y que los cálculos indican que para cumplir la meta hace falta que la tasa sea superior al 8%, queda claro que hacen falta políticas de choque para catapultar el indicador.

Por otro lado, las estimaciones muestran que para lograr el objetivo del Gobierno se requiere que el promedio de crecimiento de la economía en los próximos cuatro años pase de 4,82% a 5,93%. Lo cual, de acuerdo con las declaraciones del ministro de Hacienda en el foro “Colombia a los ojos de Wall Street”, si se logra un punto adicional de crecimiento por cuenta de la infraestructura 4G, para 2018 el ingreso per cápita subirá a US$11.700, y en diez años podríamos llegar a los US$20.000, el mismo que tiene Portugal actualmente.

Es una postura que apoya el departamento de estudios económicos del Citibank, que afirma que la construcción, los servicios financieros y el comercio serán los sectores que impulsarán la economía colombiana en los próximos años. No obstante, sus proyecciones estiman que para 2015 el producto sólo crecerá a un ritmo del 5%, es decir, 0,93% menos de lo que se requiere para cumplir con el objetivo del Gobierno.

También se tiene que considerar que la producción petrolera, que ha sido uno de los pilares del crecimiento del país, se encuentra debilitada por los problemas de inseguridad y de orden público. Además, las proyecciones del Marco Fiscal de Mediano Plazo publicadas a finales de junio, estiman que la extracción de crudo se reducirá a nivel nacional.

Según un excodirector del Banco de la República que pidió no ser citado, “son aspectos que se deben corregir, porque la apuesta radica en no dejar decaer demasiado la minería, pues los impuestos de este sector representan alrededor del 75% del gasto social en Colombia. Una fuente importante de crecimiento”.

En cuatro años pueden pasar muchas cosas que tal vez impedirán que aumente el ingreso por habitante, como por ejemplo la inestabilidad económica en los países desarrollados y la caída de las reservas de petróleo. Sin embargo, podría firmarse la paz y en su puesta en marcha, se haría más dinámica la economía. También hay que tener en el radar la posibilidad de nuevas protestas sociales como las que se vivieron en 2013.

Sergio Clavijo, presidente de la ANIF, recordó que “2013 fue un año para olvidar en materia de protestas en Colombia, pues cubrió los importantes sectores del agro, transporte, minería, justicia y educación. Los costos económicos se acercaron a $1,8 billones (0,4% del PIB anual), mientras los costos más gravosos (sic), los institucionales, resultan incalculables. De hecho, las promesas de congelamiento de precios de los combustibles han afectado negativamente las finanzas e institucionalidad del propio Ecopetrol y por la vía de los repetidos subsidios estamos comenzando a arriesgar la solidez fiscal del país”.

@camilovega0092