Autosuficiencia petrolera se mantiene con hallazgos de 269 millones de barriles anuales

De continuarse con el actual nivel de incorporación de reservas y de producción, el autoabastecimiento se volvería insostenible a mediados de 2018.

Un difícil panorama se presenta para el sector de los hidrocarburos, las finanzas del país y las regiones como resultado del incremento de los atentados terroristas contra la infraestructura petrolera que no permiten el aumento de la producción, poniendo en peligro el cumplimiento de las metas fijadas por el Gobierno del presidente Santos.

La negativa de la comunidad U’wa para reparar el tramo del oleoducto afectado por un ataque dinamitero se refleja en una parálisis, superior a los 20 días, de la producción en Caño Limón ante la imposibilidad de transportar el crudo extraído hasta Coveñas para colocarlo en los mercados internacionales. Esta situación afecta las finanzas del país vía ingreso de impuestos, las regiones por rebaja en las regalías petroleras y a los cerca de 500.000 accionistas de Ecopetrol que ven disminuidos sus ingresos por las menores utilidades de la estatal petrolera al final del ejercicio contable.

Los problemas que enfrenta la industria petrolera, posiblemente se traduzca en una menor actividad exploratoria que no permitirá elevar el número de reservas de crudo que requiere el país para extender en el tiempo la autosuficiencia petrolera.

Un reciente estudio de la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme) advierte que “de continuarse con las mismas tasas de crecimiento en la incorporación de reservas y la producción, la situación de autoabastecimiento se volvería insostenible a mediados de 2018, a menos que se cuente con descubrimientos importante en ésta década”.

Recuerda la Upme que en el año 2000 el país disponía de unas reservas petroleras para 7,86 años, “cifra que se incrementó hasta 8,35 en 2001, máximo valor alcanzado en lo corrido del siglo, que luego siguió una senda decreciente llegando al valor más bajo en 2011 con 6.76 años”.

El informe del Gobierno destaca la importancia de los nuevos descubrimientos que van permitir adicionar nuevos barriles “con la implementación de tecnologías de última generación y con el descubrimiento de nuevos campos”, pero al mismo tiempo advierte que “cerca del 90% del crudo que se produce hoy (en el país) procede de campos descubiertos hace más de dos décadas y en el mismo intervalo no se ha descubierto en Colombia campos mayores a 500 millones de barriles”.

Destaca la Upme que si continúan las mismas tasas de crecimiento en la incorporación de reservas y la producción, “la situación de autoabastecimiento se volvería insostenible a mediados de 2018 a menos que se cuente con descubrimientos importante en ésta década”.

Para cumplir la meta de una producción de 1.000.000 de barriles de petróleo por día se requiere obtener “hallazgos de 269 millones de barriles anuales (superior a los resultados reales de esta década que son de 252 millones anuales en promedio)”.

En un escenario medio, la Upme estima que en los siguientes 12 años hasta 2024 se necesita encontrar 3.230 millones de barriles de petróleo.

Para llegar a esta meta es necesario el desarrollo de una intensa actividad exploratoria. “Hace 10 años se perforaban cerca de 15 pozos A3 (exploratorios) al año y en 2012 se realizaron 131, con lo cual se espera en cualquier momento que ese hallazgo rinda los frutos esperados, conforme a la nueva política petrolera, a la inversión de riesgo y a la prospectividad colombiana”, precisa el informe de la Upme.