Bachelet asegura que Chile no enfrenta "ni una crisis" ni una "recesión"

Sin embargo, admitió que la desaceleración ha sido más profunda y más prolongada de lo que pensaba.

Bloomberg News

La presidenta chilena, Michelle Bachelet, admitió que su país enfrenta un proceso de desaceleración económica, pero aseguró que "no está en crisis" ni en "recesión".

"Estoy preocupada por el crecimiento. Estoy preocupada porque si bien no estamos en crisis, no estamos en recesión ni hay ninguna proyección nacional o internacional que lo diga (...) obviamente que la desaceleración no nos gusta", dijo Bachelet en una entrevista publicada hoy por la revista Capital.

"Sabíamos que estábamos en un proceso de desaceleración, pero ha sido más profunda y más prolongada de lo que pensábamos", reconoció.

Bachelet advirtió que este es un proceso que afecta a la región y que no comenzó en marzo pasado, cuando inició su actual mandato.

"Es evidente que la desaceleración no partió en marzo. Hay un proceso desde el último trimestre de 2012, todo 2013, y llegando a 2014 en su punto más bajo. Es una desaceleración que está en toda América Latina", subrayó.

Chile atraviesa por un fase de bajo crecimiento y se estima que durante el 2014 su economía se expandirá un 1,8 %, muy abajo del promedio del 5,4 % de los últimos cuatro años.

"Es efectivo que Chile había crecido mucho gracias a la minería y actividades ligadas a ella. Pero al bajar el cobre, al tener costos altos energéticos, al estar muchos proyectos suspendidos porque no ha habido acuerdo entre empresas y comunidades, ha habido efectos", planteó Bachelet

Pese a ello, la mandataria expresó su confianza en que el 2015 será un mejor año para la economía chilena.

"Estamos creciendo menos de lo que quisiéramos, pero creciendo, y en 2015 vamos a estar mejor que en 2014", dijo.

"Le aseguro que vamos a ir de menos a más lo más rápidamente posible", agregó.

Pero recalcó que para lograr ese objetivo no es suficiente el esfuerzo del Gobierno, que para el 2015 contará con un presupuesto público fuertemente expansivo.

"No basta con lo que hagamos nosotros. Acá el sector privado debe invertir, tiene que hacer funcionar la economía. Porque tenemos un presupuesto alto en inversiones. Vamos a seguir con concesiones, en áreas en que no había, como el Metro", señaló.

La presidenta descartó que las reformas que impulsa su Gobierno, las más importante de ellas en educación, para mejorar su calidad y garantizar gratuidad en todos sus niveles, estén provocando un lento andar de la economía.

"Sabemos, y es obvio, que cuando hay climas de incertidumbre puede haber gente que diga 'esperemos un poquito a ver lo que pasa', eso lo entiendo, pero señalar que esa es la razón fundamental, no es objetivo", afirmó.

Como contrapartida, indicó que el Gobierno está trabajando para favorecer la ejecución de proyectos de inversión privada que por distintas razones no se han ejecutado.

"Trabajamos sobre 100 proyectos, identificamos una cartera de 6.000 millones de dólares como primera mirada. Estamos trabajando en destrabar todo proyecto que cumple con la legalidad, porque sabemos que la burocracia puede generar daños", concluyó. 

Temas relacionados