Baja demanda de microcrédito

Intermediadores buscan que pequeños empresarios se salgan del “gota a gota” y paguen a diario.

Entidades quieren evitar sobreendeudamiento y morosidad de microempresarios. /Istock

De acuerdo con los resultados de la encuesta sobre la situación actual del microcrédito en Colombia realizada por el Departamento de Estabilidad Financiera del Banco de la República junto con Asomicrofinanzas correspondiente al primer trimestre de 2015, la demanda de este vehículo de apalancamiento se desaceleró frente al último trimestre de 2014 pasando de 66% a 14% para el mercado en su conjunto.

Según los intermediarios consultados, el principal factor que les impide otorgar un mayor volumen de microcrédito, es la capacidad de pago, de igual manera llevar al límite su capacidad de obligaciones y que algunos clientes sostengan deuda con más de tres entidades.

Es de resaltar que en el primer trimestre del año las entidades endurecieron las exigencias para asignar nuevos microcréditos, motivadas principalmente por el deterioro de la cartera y el sobreendeudamiento de los mismos.

“Este incremento en las exigencias podría sugerir que la tasa de crecimiento de esta cartera en 2015 se expandiría a un menor ritmo que en 2014”, dijo Esteban Gómez, director del Departamento Estabilidad Financiera del Banco Central.

Agregó que una desaceleración de la cartera no debe interpretarse, en todos los casos, como una señal negativa. “De hecho, la desaceleración que se ha presentado desde 2012 en esta cartera responde en buena medida a un esfuerzo de parte de las entidades financieras por reducir los niveles de riesgo y otorgar créditos de mejor calidad, luego de experimentar crecimientos reales en su cartera riesgosa y vencida superiores al 40% a finales de 2013”.

Por sector económico, el comercio, las personas naturales y los servicios continúan siendo los que cuentan con mayor acceso al microcrédito, mientras que la construcción, el sector agropecuario y las comunicaciones continúan exhibiendo restricciones.

Para la presidenta de Asomicrofinanzas, María Clara Hoyos, variables como la devaluación pueden impactar positiva o negativamente a los pequeños empresarios frente a sus préstamos. Por ello es importante lograr sacar al pequeño empresario del “gota a gota” con el fin de legalizar su apalancamiento.

“Ya existen entidades que permiten una forma de pago a diario. Esto hace que el intermediario convierta ese pago en cancelaciones semanales y después quincenales, para llegar a pagos mensuales, de manera que se convierte en una educación financiera para estos microempresarios”.

Retornando al sondeo, este demuestra que se redujo el porcentaje de instituciones que realizaron reestructuraciones de cartera entre diciembre de 2014 y febrero de 2015, y estas estuvieron orientadas a la extensión del plazo del microcrédito y la capitalización de cuotas atrasadas.

El 70,8% de las entidades reportaron haber castigado cartera durante este mismo lapso, mientras que el 20% asegura haberla vendido, aunque en ambos casos estos valores fueron cercanos al 1% de la cartera total”, subraya el reporte del Emisor.

Finalmente, las entidades encuestadas revelan que la nueva modalidad de crédito de consumo de bajo monto en Colombia podría ser una buena opción para profundizar la inclusión financiera en el país, pero debido a su naturaleza, se requiere una adecuada gestión de riesgos y conocimiento de la capacidad de pago de los clientes para evitar problemas de sobreendeudamiento y morosidad.

 

[email protected]

últimas noticias

La distorsión del microcrédito