Baja la tensión en Campo Rubiales

Trabajadores y directivos de Pacific Rubiales discutirán sus diferencias laborales con la mediación del Gobierno Nacional.

La instalación de una mesa de diálogo complementaria, que comenzará a funcionar este jueves para discutir allí las diferencias laborales, salariales y prestacionales entre los trabajadores y la petrolera canadiense Pacific Rubiales Energy, comenzó a calmar la tensión en Puerto Gaitán (Meta), centro de una agitada protesta que el martes desencadenó enfrentamientos de los manifestantes con la Fuerza Pública.

“Esto implica que apenas se dé vía libre al acuerdo se reanuden las operaciones normales en Campo Rubiales”, dijo el ministro de la Protección Social, Mauricio Santamaría, mediador del Gobierno en esta crisis, quien precisó que el pacto les pone punto final a las vías de hecho.

La citada mesa complementaria se suma a las ocho mesas que han venido funcionado desde el 3 de agosto en Puerto Gaitán, para buscar soluciones a los reclamos laborales, que se convirtieron en la manzana de la discordia entre los cerca de 12.000 obreros que trabajan en la zona y Pacific Rubiales.

Según Tarsicio Mora Godoy, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) —quien hizo presencia en las mesas de trabajo para llegar a algún acuerdo—, las cooperativas de trabajo asociado, la falta de contratos indefinidos y los malos salarios que reciben los trabajadores son algunas de las razones para que se desencadenaran las protestas que condujeron a cesar la producción de 225.000 barriles de crudo diarios (25% de la producción nacional) en el Campo Rubiales, la cual, de acuerdo con voceros de Pacific, podría reanudarse en tres o cuatro días.

Mientras que en la vía que conduce del municipio de Puerto Gaitán (Meta) a Campo Rubiales se conservó la calma durante la mañana del miércoles, los contratistas de la multinacional y los representantes de los trabajadores petroleros dialogaban en Bogotá para analizar el tema laboral.

Según un comunicado de la compañía Pacific Rubiales, durante la mañana de ayer “desconocidos que no son empleados de la empresa bloquearon algunas vías internas en los campos Rubiales y Quifa, como resultado colateral de actividades sindicales y electorales extrañas a la operación, y que se originan fuera de estos campos”. La petrolera indicó que, pese a los disturbios, aplica “políticas claras sobre los beneficios y el respeto para todos sus empleados, incluidos los subcontratados”.

Los bloqueos y las protestas en el municipio, según el ministro de Minas y Energía, Mauricio Cárdenas Santamaría, se suman a un “enrarecimiento en Puerto Gaitán” previo a las elecciones en octubre. “El departamento del Meta y Puerto Gaitán son grandes receptores de regalías. Eso está en juego en estas elecciones. También el tema sindical es una situación que ha enrarecido el ambiente”, señaló, y agregó que “no podemos tolerar el uso de la fuerza”.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Comenzó el Smart City Business en Medellín